Los centros de detención de inmigrantes en Japón no cuentan con atención médica suficiente

Publicado 09/09/2019 13:49:00CET
Bandera de Japón
Bandera de JapónEUROPA PRESS - Archivo

TOKIO, 9 Sep. (Reuters/EP) -

La atención médica en los centros de detención de inmigrantes en Japón es insuficiente, según ha declarado este lunes la directora de la Agencia de Inmigración, Shoko Sasaki, después de numerosas críticas hacia el servicio médico prestado en esos centros.

El sistema de detención de personas que hayan violado la ley de inmigración y demandantes de asilo que han sido rechazados ha sido criticado por sus estándares sanitarios, la vigilancia de los detenidos y la reacción en casos de emergencia.

En junio, un hombre nigeriano murió en un centro de detención de migrantes en Japón mientras hacía huelga de hambre, la decimoquinta víctima mortal desde 2006 en estos centros. Sasaki se ha negado a comentar los casos individuales en una rueda de prensa este lunes. "En el área de cuidados médicos, no creemos que los tratamientos proporcionados sean suficientes y hay más mejoras que aplicar", ha reconocido.

La comisionada ha dicho que es necesario contratar a más médicos a tiempo completo, problema que también existe en la cárceles. También es necesario que se mejoren las comunicaciones entre los funcionarios de prisiones y el personal sanitario, así como aumentar el número de hospitales que acepten atender a detenidos.

El Ministerio de Justicia de Japón elevó el rango de la oficina de inmigración al de agencia, otorgándole más competencias, el pasado abril ya que, gracias a una nueva ley, el país pretende acoger a 345.000 trabajadores con baja cualificación en los próximos cinco años, para subsanar la falta de mano de obra en 14 sectores, entre ellos la construcción y los cuidados.

La inmigración es un tema tabú en Japón ya que mucha gente valora la homogeneidad étnica, pero el envejecimiento de la población presiona al país a plantearse una mayor apertura. Los críticos de la ley afirman que el sistema dejará a los trabajadores expuestos ante la explotación.

El sistema ofrece a una primera categoría de "trabajadores cualificados" una estancia de cinco años sin la posibilidad de traer a sus familiares, mientras que una segunda categoría otorga permiso para una estancia más prolongada y traer a sus familiares.

Sasaki ha dicho que 205 personas han sido aceptadas para recibir el visado hasta el final de agosto y otras 684 tenían un estatus de interino mientras se desarrolla su proceso al tiempo que ha confiado en que la cifra aumente conforme se va teniendo conciencia del sistema.

Contador

Para leer más