Crónica Sida.- El VIH/sida ha disminuido en el mundo, pero sigue siendo la principal causa de muerte en África

Actualizado 20/11/2007 19:55:44 CET

El impacto de los programas antirretrovirales y una mejor contabilización de las cifras, motivos de este descenso

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

La prevalencia del VIH y el número de nuevos contagios han disminuido en el mundo respecto al año anterior debido tanto al impacto de los programas antirretrovirales como a una mejor contabilización de las cifras en India y en cinco países de África Subsahariana, según los datos dados a conocer hoy por la agencia de la ONU encargada de esta enfermedad, ONUSIDA. Actualmente se calcula que hay 33,2 millones de personas seropositivas en el mundo (frente a los 39,5 millones de 2006), el 68 por ciento de las cuales viven en el África Subsahariana, donde el sida sigue siendo la principal causa de muerte.

Según el informe, en 2006 se contabilizaron 39,5 millones de infectados en todo el mundo que han resultado no ser tales, ya que la mejora de los sistemas de información en muchos países y las revisiones de las estimaciones en India, Angola, Kenia, Mozambique, Nigeria y Zimbabue han permitido reducir a la baja el número de afectados. Así, con los nuevos criterios de contabilización, la cifra real de 2006 era de 32,7 millones de seropositivos.

En cuanto al número de nuevos infectados por esta enfermedad, se estima que en 2007 se han registrado 2,5 millones de nuevos casos, 6.800 cada día, mientras que el número de muertes fue de 2,1 millones de seropositivos, 5.700 a diario. En la actualidad, según el informe, 22,5 millones de personas viven con el virus en el mundo. Es por ello que el director ejecutivo de ONUSIDA, Peter Piot, insistió hoy en la necesidad de "seguir ampliando los esfuerzos de todos para reducir el impacto del sida en todo el mundo".

TRATAMIENTOS ANTIRRETROVIRALES

Según el informe de la agencia de Naciones Unidas, la mayor incidencia de casos se dio a finales de los años noventa, cuando se contabilizaban más de tres millones de nuevos infectados por año. Desde entonces, la mejora percibida se ha debido al desarrollo de los tratamientos antirretrovirales que alargan la vida de los pacientes y evitan la muerte por enfermedades relacionadas con el sida.

La prevalencia de la enfermedad en mujeres jóvenes (de entre 15 y 24 años) embarazadas ha descendido desde 2000/2001 en once de los quince países más afectados. Los datos también muestran cambios favorables en el riesgo de contraer la enfermedad por parte de los jóvenes en países como Botswana, Camerún, Chad, Haití, Kenia, Malaui, Togo, Zambia y Zimbabue, lo cual, según ONUSIDA, "da a entender que los esfuerzos de prevención están teniendo impacto en algunos de los países más afectados".

"Es necesario adaptar y reanudar los esfuerzos de prevención contra el VIH, tal como demuestran las tendencias descendentes de algunos países", añadió el organismo. A juicio de ONUSIDA y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cifras del presente informe "no cambian en nada la necesidad de actuar inmediatamente y de incrementar los fondos con vistas a alcanzar el acceso universal a la prevención contra el VIH, al tratamiento, a los cuidados y a los servicios de auxilio"

ÁFRICA, EL CONTINENTE MÁS AFECTADO

La diferencia entre regiones sigue siendo notable, ya que África vuelve a ser el continente que reúne más infectados por el VIH. Un 68 por ciento del total de casos de adultos y un 90 por ciento de los casos de niños se concentran en el África Subsahariana, donde se detectaron 1,7 millones de nuevos casos en 2007. Casi un tercio del total de muertes y nuevas infecciones en el mundo corresponden tan sólo a ocho países de esta región africana.

En los países de África Subsahariana, los tratamientos y las medidas de prevención han empezado a dar resultados en algunos países, como Costa de Marfil, Kenia y Zimbabue, entre otros, pero la mortalidad sigue siendo alta debido precisamente a la falta de tratamiento en otros, como Mozambique, donde se ha experimentado un recrudecimiento de la enfermedad, o Burundi, donde la tendencia a la disminución de la enfermedad registrada a finales de los años noventa se interrumpió en 2005, año en que volvieron a aumentar las cifras de afectados.

En el continente asiático se contabilizan 4,9 millones de personas con sida, 440.000 de las cuales corresponden a nuevas infecciones y 300.000 fallecieron. La zona más afectada es el sureste de Asia, donde los expertos de ONUSIDA han advertido un descenso en Camboya, Birmania y Tailandia --un país en el que, no obstante, la prevalencia sigue siendo alta debido al incremento de casos entre homosexuales varones y entre toxicómanos-- y un aumento en Indonesia (sobre todo en Papúa) y en Vietnam. En Asia Central, al igual que en Europa Oriental, el informe muestra un incremento del número de casos en más del 150 por ciento con respecto a 2001.

En América Latina, la epidemia mantiene un nivel estable, con una cifra global de 1,6 millones de personas infectadas, 100.000 nuevos contagios y 58.000 fallecimientos. Dos tercios de los casos --230.000-- se han registrado en Haití y República Dominicana. En el Caribe --la segunda región más afectada del mundo en términos relativos, con un uno por ciento de los adultos-- se registraron en 2006 11.000 muertos, lo que convierte el sida en una de las principales causas de mortandad en la región.