EEUU, "preocupado" por las consecuencias de la ejecución de Al Nimr

Actualizado 02/01/2016 23:58:33 CET

WASHINGTON, 2 Ene. (Reuters/EP) -

El Departamento de Estado norteamericano ha manifestado su "preocupación" por un posible empeoramiento de la tensión sectaria entre musulmanes chiíes y suníes tras la ejecución este sábado del clérigo Nimr al Nimr, cabeza visible de la minoría chií de Arabia Saudí.

Un portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, ha instado al Gobierno saudí a respetar y proteger los Derechos Humanos, que permita la expresión pacífica de la disidencia y ha reiterado la necesidad de que todos los líderes de la región "redoblen sus esfuerzos" para reducir las tensiones regionales.

"Reafirmamos nuestro llamamiento al Gobierno de Arabia Saudí para que respete y proteja los Derechos Humanos y garantice un procedimiento judicial justo y transparente en todos los casos", ha afirmado Kirby.

Además, Kirby ha destacado que Washington ya ha manifestado en otras ocasiones su preocupación por el sistema legal saudí y que ha planteado estas cuestiones al Gobierno saudí a niveles altos. Estados Unidos también ha instado al Gobierno saudí a permitir la expresión pacífica de la disidencia y a que colabore con todos los dirigentes de minorías para evitar estas tensiones.

"Estamos particularmente preocupados por que la ejecución de un destacado clérigo y activista político chií, Nimr al Nimr incremente las tensiones sectarias en un momento en el que es muy necesario reducirlas", ha señalado Kirby. "En este contexto, reiteramos la necesidad de que dirigentes de toda la región redoblen los esfuerzos para reducir las tensiones regionales", ha agregado.

Por su parte, el viceasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, ha señalado desde Hawai que la Administración estadounidense tiene "amplias preocupaciones" con respecto a los Derechos Humanos en Arabia Saudí y ha explicado que han pedido a Riad que evite incrementar las tensiones sectarias.

Este sábado las autoridades saudíes han informado de la ejecución del clérigo opositor Al Nimr, de otros tres chiíes y de 43 yihadistas suníes.