Publicado 08/07/2021 12:12CET

Etiopía pide al Consejo de Seguridad de la ONU que "respete" el diálogo mediado por la UA sobre su presa

Archivo - Vista general de la Presa del Gran Renacimiento, construida por Etiopía en el río Nilo Azul
Archivo - Vista general de la Presa del Gran Renacimiento, construida por Etiopía en el río Nilo Azul - Yirga Mengistu/Adwa Pictures Plc / DPA - Archivo

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Etiopía ha reclamado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que "respete" el proceso de negociaciones en torno a la presa que construye Adís Abeba en el río Nilo Azul, antes de una reunión en el organismo para abordar las crecientes tensiones entre el país, Egipto y Sudán.

El ministro de Exteriores etíope, Demeke Mekonnen, ha criticado "los últimos intentos de Sudán y Egipto de llevar el asunto al Consejo de Seguridad de la ONU al movilizar a la Liga Árabe" y ha destacado que esto "internacionaliza el asunto y lo lleva al plano de seguridad de forma innecesaria".

"Supone un precedente peligroso y aleja el proceso de negociaciones de la Unión Africana (UA) --que está mediando en los contactos--, lo que va contra el principio de solucionar los problemas africanos a través de mecanismos africanos".

En este sentido, ha sostenido que la presa "es un proceso de desarrollo que no cae bajo el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU" y ha pedido a los países ribereños a "forjar un frente común adoptado por los países río abajo", según un comunicado publicado por el Ministerio de Exteriores etíope.

Las palabras de Demeke han llegado después de que la ONU y el Gobierno de Estados Unidos pidieran evitar las "acciones unilaterales" ante las tensiones provocadas por la decisión de Etiopía de proceder al segundo llenado del embalse de la presa que construye en el Nilo Azul sin haber logrado un acuerdo con Egipto y Sudán.

Etiopía notificó el lunes del inicio del llenado del embalse, una decisión rechazada "categóricamente" por parte de Egipto, que recalcó que es una "medida unilateral" que supone "una grave violación" de la declaración de principios pactada entre Etiopía, Egipto y Sudán.

Por su parte, el ministro de Irrigación sudanés, Yaser Abbas, expresó el deseo de Jartum de que el Consejo de Seguridad de la ONU actúe para obligar a Etiopía a no adoptar medidas unilaterales sobre la presa, especialmente en lo relativo al proceso de llenado.

Los gobiernos de Egipto, Etiopía y Sudán alcanzaron en enero de 2020 un principio de acuerdo sobre los principales puntos de disputa en torno a la construcción de la presa y se comprometieron a firmar el documento final a finales de febrero, si bien Adís Abeba abandonó las conversaciones antes de firmar el acuerdo, algo que sólo hizo El Cairo.

Etiopía, que está financiando en solitario el proyecto y espera convertirse en el mayor generador y exportador de electricidad del continente, rechaza estas acusaciones. Las obras están siendo llevadas a cabo en la región de Benishangul-Gumaz y, una vez finalizadas, la presa será la más grande del continente.

Contador

Para leer más