Mahinda Rajapaksa anuncia públicamente su dimisión como primer ministro de Sri Lanka

El ex presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa
REUTERS / DINUKA LIYANAWATTE - Archivo
Publicado 15/12/2018 11:38:10CET

COLOMBO, 15 Dic. (Reuters/EP) -

Mahinda Rajapaksa ha anunciado públicamente este sábado su dimisión como primer ministro de Sri Lanka con el objetivo de facilitar las negociaciones para solucionar la grave crisis política, agravada precisamente con su nombramiento hace solo un mes y medio por el presidente del país, Maithripala Sirisena.

En su anuncio, avanzado ayer por uno de sus hijos, Rajapaksa ha declarado que no tiene intención alguna de permanecer como primer ministro sin elecciones generales de por medio. "Para no obstaculizar en modo alguno la labor del presidente, dimitiré de mi cargo para facilitar un nuevo Gobierno", ha hecho saber durante la lectura de un comunicado.

La crisis terminó por explotar cuando Sirisena decidió nombrar priimer ministro a Rajapaksa el pasado mes de octubre, en sustitución de su predecesor Ranil Wickremesinghe sin permitir que la sede legislativa se pronunciara al respecto.

Asimismo, cesó al resto del Gabinete ceilandés, en medio de las investigaciones por un supuesto complot para acabar con la vida del presidente en el que estaría implicado un alto cargo policial.

El mandatario rompía así la frágil coalición de Gobierno, formada por los partidos de Sirisena y de Wickremesinghe y debilitada tras las elecciones locales del pasado mes de febrero, en las que ambos fueron superados por la formación de Rajapaksa.

Desde entonces, Rajapaksa fue cesado hasta en dos ocasiones por el Parlamento, cuyas órdenes ignoró en ambos casos.

A lo largo de estas semanas, la economía ceilandesa ha padecido golpes muy duros procedentes de las agencias crediticias y de los inversores internacionales por la incierta situación política.

Situación que sigue sin aclararse porque la oficina del ex primer ministro Wickremesinghe hizo saber este viernes que el presidente le había llamado para regresar al cargo, en lo que supondría un giro de 180º a su postura habitual. Sirisena ha llegado a decir que no invitaría jamás al ex primer ministro de vuelta al cargo "ni aunque contara con el respaldo del Parlamento entero".

Mientras tanto, el tiempo apremia, porque el próximo 1 de enero el Parlamento debe aprobar los presupuestos provisionales, o de lo contrario el Gobierno entrará en suspensión de funciones.