Actualizado 09/12/2007 15:35 CET

Malasia.- Detenidas 21 personas por participar en manifestaciones no autorizadas

KUALA LUMPUR, 9 Dic. (EP/AP) -

La Policía malasia detuvo hoy a 21 opositores, abogados y activistas, nueve de los cuales participaron en una protesta en favor de los Derechos Humanos que había sido prohibida, según informaron las autoridades.

Doce militantes de la coalición opositora Bersih también fueron detenidos por haber participado en las manifestaciones convocadas a nivel nacional el pasado 10 de noviembre para reivindicar reformas electorales, según indicó un portavoz de esta coalición, Syed Azman Syed Ahmad en declaraciones a la agencia AP. Bersih ha convocado una segunda manifestación para el próximo martes ante el Parlamento.

Estas detenciones se enmarcan en una ofensiva gubernamental contra los opositores al Gobierno del primer ministro Abdulá Ahmad Badawi ante la inminente convocatoria de elecciones.

La manifestación del 10 de noviembre, que reunió a unas 30.000 personas, supuso el punto de partida para más protestas, como la que el 25 de noviembre reunió a un número similar de malasios de etnia india que protestaron por la discriminación y situación económica que sufren por las políticas gubernamentales.

También hoy domingo ocho personas más, cuatro de ellos abogados, fueron detenidos por participar en una manifestación pro Derechos Humanos en el centro de Kuala Lumpur a la que acudieron unas 40 personas a pesar de que persiste la suspensión del derecho de reunión y de haber sido conminados a dispersarse, indicó un jefe de la Policía de la capital, Che Hamzah Che Ismail.

El presidente del Colegio de Abogados, Ambiga Sreenevasan, informó a la prensa de que otro abogado fue detenido cuando intentaba detener a un agente de la Policía que estaba arrojando al suelo pancartas colocadas para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos, que se celebra mañana.

"Estoy en un estado de completa incredulidad ante la mano dura de la Policía (...). Estas tácticas son de acoso. Es un día triste para los Derechos Humanos en Malasia", afirmó Sreenevasan.

El primer ministro, Abdulá Ahmad Badawi, sin embargo, defendió las detenciones. "Ignoraron la ley y mantuvieron sus protestas (...). Por supuesto la Policía tuvo que actuar. Esta (protesta) no forma parte de nuestra cultura", afirmó Badawi, citado por la agencia de noticias Bernama.

Entre los detenidos por la manifestación del 10 de noviembre está Tian Chua, un importante dirigente del opositor Partido Popular para la Justicia y diez miembros del Partido Islámico Pan-Malasio. Ambos partidos son la base de la Coalición por unas Elecciones Libres y Justas, conocida por su acrónimo en malayo, Bersih, convocante de la marcha.

Syed Azman explicó que es probable que los doce detenidos sean acusados formalmente ante un tribunal mañana lunes. También mañana comparecerá ante los tribunales el líder de la etnia india P. Uthayakumar, organizador de la marcha del 25 de noviembre. La Fiscalía pretende lograr el permiso de la justicia para acusarle de sedición.

Otros 31 malasios de etnia india están acusados de intento de asesinato por el incidente de la manifestación en el que resultó herido un agente de Policía.

Las detenciones de hoy tiene lugar en un ambiente de acusaciones contra el Gobierno de utilizar criterios racistas para las detenciones, ya que hasta ahora no se había detenido a nadie por la manifestación del 10 de noviembre, mayoritariamente secundada por malasios de etnia malaya, mientras que sí se había detenido a malasios de etnia india.

Syed Azman afirmó hoy que la detención de militantes de Bersih es un intento del Gobierno "que intenta equilibrarlo para que no parezca radicalmente parcial".