Actualizado 23/02/2012 12:36 CET

La ONU: las fuerzas sirias han cometido crímenes siguiendo las órdenes del Ejército y el Gobierno

GINEBRA, 23 Feb. (Reuters/EP) -

   Un grupo de expertos de la ONU ha afirmado, en un informe presentado este jueves, que las fuerzas sirias han matado a tiros a mujeres y niños desarmados, han bombardeado zonas residenciales y han torturado en hospitales a manifestantes heridos siguiendo las órdenes al "más alto nivel" del Ejército y el Gobierno.

   Asimismo, el equipo de investigadores independientes ha pedido que los autores de estos crímenes contra la Humanidad sean juzgados y ha asegurado que tienen una lista confidencial con los nombres de los dirigentes militares y gubernamentales supuestamente responsables.

   Las autoridades sirias no se han pronunciado de momento sobre este informe, de 72 páginas. No obstante, el documento incluye como anexo una carta de la misión diplomática siria, fechada el pasado 23 de enero, en la que se calificaban de "totalmente falsas" las conclusiones del primer borrador de este informe, publicado en noviembre, en las que se acusaba a las fuerzas sirias de "crímenes contra la Humanidad". La misión siria atribuía estos crímenes a "grupos terroristas armados".

   "La comisión ha recibido pruebas creíbles y coherentes que han permitido identificar a los miembros de rango medio y alto de las Fuerzas Armadas que ordenaron a sus subordinados que disparasen contra manifestantes desarmados, matasen a los soldados que se negaban a obedecer órdenes, arrestasen a personas sin motivo alguno, maltratasen a detenidos y atacasen barrios civiles de manera indiscriminada con tanques y ametralladoras", dice el informe, dirigido al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

   La comisión de investigación estaba encabezada por el brasileño Paulo Pinheiro y formada por otros dos miembros, la estadounidense Karen Koning AbuZayd, antigua jefa de la agencia de Naciones Unidas de ayuda a los refugiados palestinos (UNRWA), y Yakin Erturk, un profesor turco que ejerció como investigador de la ONU sobre la violencia contra las mujeres.

   El informe denuncia también que las fuerzas rebeldes lideradas por el Ejército Libre de Sira también han cometido abusos y secuestros, "aunque a un nivel que no se puede comparar" con el de las fuerzas gubernamentales.

   Asimismo, advierte de que Siria se encuentra "al borde" de la guerra civil y de que las divisiones entre las potencias mundiales respecto al conflicto sirio complican seriamente la búsqueda de una solución. "La continuación de la crisis amenaza con radicalizar a la población, con profundizar las tensiones entre las comunidades y con erosionar las bases de la sociedad", añade el documento.

ENTREVISTAS E IMÁGENES POR SATÉLITE

   Los miembros del equipo de la ONU no fueron autorizados a entrar en Siria y han basado sus investigaciones en entrevistas con 369 víctimas y testigos, incluidas personas que siguen dentro de Siria y con las que se contactó telefónicamente o sirios que pudieron huir a los países vecinos y que no quisieron identificarse.

   Aparte, "las imágenes de satélite en las zonas en las que se han desplegado las fuerzas militares y de seguridad y en las que se han denunciado violaciones, han corroborado muchos de los testimonios", se lee en el informe.

   El documento cita un informe de una red de activistas sirios según el cual el número de víctimas mortales desde comenzaron las movilizaciones contra el régimen era, a fecha del 15 de febrero, de 6.399 civiles y 1.680 desertores del Ejército. Aparte, el informe de la ONU también da cuenta de la muerte de soldados de las fuerzas gubernamentales.

   "Los francotiradores del Ejército y los pistoleros de (el grupo paramilitar) 'Shabbiha' situados en posiciones estratégicas han aterrorizado a la población y han atacado y matado a niños pequeños, mujeres y otros civiles desarmados", asegura el informe. "También se han lanzado proyectiles de mortero de fragmentación en barrios densamente poblados", añade.

   El documento indica que el nivel de los combates ha aumentado desde noviembre, especialmente en Homs, Hama y la provincia de Idlib, muchas de cuyas zonas han sufrido el asedio de las fuerzas del régimen.

   "Entre enero y febrero de 2012, y con mucha frecuencia, se ha matado brutalmente en Homs a familias enteras, con niños adultos", se lee en el informe. "Ambos bandos siguen un patrón similar de secuestros de personas no directamente implicadas en los enfrentamientos con propósitos de venganza, de cobro de rescate o de toma de rehenes", añade.

   Según el Centro de Documentación de Violaciones, citado en el informe, más de 18.000 personas estaban detenidas el pasado 15 de febrero. "Las fuerzas de seguridad siguen deteniendo sistemáticamente a pacientes heridos en los hospitales del Estado para interrogarlos, en ocasiones mediante el uso de la tortura, sobre su supuesta participación en manifestaciones de la oposición o en actividades armadas", añade el documento.

   Aparte, los autores del informe aseguran que han "documentado evidencias de que partes del Hospital Militar de Homs y del Hospital del Estado de Al Ladikah han sido transformados en centros de tortura".

   El informe previo de la investigación --encargada el pasado mes de agosto por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU--, publicado en noviembre, acusaba a las fuerzas sirias de crímenes contra la Humanidad como homicidios, torturas y violaciones. Los 47 miembros del Consejo tienen previsto examinar la crisis de Siria a partir del próximo lunes.