El Parlamento británico completa el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa

Actualizado 18/06/2008 19:36:18 CET
Actualizado 18/06/2008 19:36:18 CET

El Parlamento británico completa el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa

Foto de la Noticia
Foto: Reuters  Ampliar




   LONDRES, 19 (Reuters/EP) -

   El Parlamento británico completó ayer por la tarde el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa, convirtiéndose en el primer Estado de la Unión Europea que ratifica el tratado de reforma después de que éste fuera rechazado por los irlandeses en referéndum, sumiendo al bloque en la incertidumbre.

   El Tratado de Lisboa fue aprobado en la Cámara de los Lores después de que los miembros de la Cámara Alta rechazaran el intento de los conservadores para frenar el proceso de ratificación por el 'no' de Irlanda. El tratado recibirá la aprobación real por la noche u hoy por la mañana, convirtiéndose así en ley, según el Gobierno.

   La decisión de los lores se produce en la víspera del Consejo de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, donde los líderes europeos debatirán sobre cómo responder a la negativa de Irlanda hacia un documento diseñado para hacer más eficiente el proceso de toma de decisiones del bloque de los Veintisiete.

   El primer ministro británico, Gordon Brown, ha hecho frente a una serie de llamamientos para que suspenda el proceso de ratificación y declare muerto el tratado, o que convoque un referéndum al respecto, tras el referéndum irlandés, pero se ha negado a hacerlo.

   "Respetamos la decisión de los irlandeses. Estos han pedido más tiempo para discutir cuáles serán sus propuestas para afrontar esta situación", dijo Brown.

   Los irlandeses "no han sugerido que quieran que otros países pospongan la ratificación del Tratado de Lisboa o que deseen paralizar el proceso completo", agregó.

   Los lores rechazaron la enmienda conservadora para retrasar la ratificación del tratado por 277 votos frente a 184 tras varias horas de debate, que fueron interrumpidas en un momento por las protestas procedentes de galería pública que pretendían detener la aprobación del tratado.

   Reino Unido ha dejado claro que entiende que el tratado no puede entrar en vigor a menos que los 27 estados miembro lo ratifiquen. Asimismo, se ha opuesto a la opción de que algunos países europeos sigan adelante con el tratado mientras Irlanda se queda fuera, diciendo que esta solución daría lugar a una europa de dos velocidades.