El PMA, forzado a reducir su asistencia a casi 200.000 palestinos en Gaza y Cisjordania

Una mujer pasea con su hijo por una zona bombardeada de Gaza
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA - Archivo
Publicado 19/12/2018 13:37:39CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) se verá forzado a reducir la asistencia que ofrece a 193.000 palestinos vulnerables en la Franja de Gaza y Cisjordania a partir de enero como consecuencia de la grave falta de fondos a la que se enfrenta.

En concreto, 27.000 palestinos en Cisjordania dejarán de recibir ayuda mientras que otros 166.000 en este territorio y en la Franja verán reducida al 80 por ciento la asistencia que reciben todos los meses. Para mantener la ayuda actual, el PMA requiere 57 millones de dólares para atender a 360.000 personas en 2019.

La agencia de la ONU ha expresado su preocupación por el posible "efecto devastador" que el recorte tendrá en la alimentación, bienestar y medios de vida de estas personas.

"La ayuda del PMA ha sido vital para decenas de miles de personas que han agotado todos sus magros recursos mientras intentan enfrentarse a las crecientes penalidades", ha subrayado el representante del PMA en Palestina, Stephen Kearney.

"A medida que la brecha entre las crecientes necesidades alimentarias y los recursos disponibles sigue ampliándoese, el PMA no tiene otra alternativa que adoptar estas difíciles decisiones", ha lamentado. El PMA teme que si no llegan fondos adicionales tendrá que llevar a cabo nuevos recortes en su asistencia.

Un tercio de la población palestina se encuentra en situación de inseguridad alimentaria, con problemas para garantizar su alimentación, cifra que alcanza casi el 70 por ciento en Gaza, según los resultados preliminares de un reciente estudio.

La agencia de la ONU presta asistencia a los palestinos más vulnerables, muchos de los cuales viven con menos de un dólar al día y son incapaces de cubrir sus necesidades alimentarias básicas.

La reducción o retirada de la ayuda hará que muchos de ellos se vean forzados a adquirir deudas adicionales, saltarse más comidas o sacar a sus hijos de la escuela, ha advertido la agencia humanitaria. "Pedimos a la comunidad donante internacional que refuerce su apoyo y nos ayude a evitar más penurias", ha reclamado Kearney.

Contador