Saakashvili da "luz verde" al envío hoy de 20 observadores militares de la OSCE a supervisar el alto el fuego

Actualizado 19/08/2008 15:58:01 CET

BRUSELAS, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente georgiano, Mijail Saakashvili, dio "luz verde" al envío hoy mismo de 20 observadores militares desarmados de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) cuyo mandato será el de verificar el cumplimiento por Moscú y Tiblisi del acuerdo de alto el fuego que suscribieron para poner fin al conflicto en el Cáucaso, confirmó el portavoz de la OSCE, Martin Nesirky.

La nacionalidad de los observadores que partirán hoy mismo a Georgia todavía no ha trascendido a los medios. La organización internacional de cooperación cuenta ya desde hace años con ocho observadores militares sobre el terreno en el marco de su misión en Georgia.

El portavoz de la OSCE confirmó que el jefe de Estado georgiano conversó por teléfono con el ministro de Asuntos Exteriores finlandés y presidente de turno de la OSCE, Alexander Stubb, para dar su visto bueno al envío, después de que Moscú diera el suyo previamente esta misma mañana. Finalmente los 56 países miembros de la OSCE han aprobado el envío.

Los embajadores ante la OSCE se reunieron esta mañana en el Consejo Permanente del organismo internacional, con sede en Viena, con vistas a aprobar dicho envío, después de que anoche no se llegara a un acuerdo. La OSCE se reunió anoche con los representantes georgianos y rusos para tratar de lograr su visto bueno al texto.

La idea es que a estos 20 observadores militares se sumen otros 80 "en los próximos días", según explicó el propio Stubb esta mañana a su llegada a la OTAN, donde los ministros de Asuntos Exteriores de la Alianza están reunidos para analizar la situación en Georgia y cómo ayudar a su aliado a superar el conflicto armado con Rusia.

De hecho, Stubb adelantó en una breve comparecencia ante los medios que viajará este mismo jueves a Tiblisi para comprobar que el despliegue se produce con normalidad.

Por otra parte, fuentes de la OSCE explicaron que a diferencia de los ocho observadores militares del organismo que llevan presentes en Georgia desde hace años, los nuevos 20 observadores "inicialmente" no tendrían "mandato para operar en Osetia del Sur" y, por el contrario, operarían en una "zona adyacente a la zona de conflicto".

Dichas fuentes eludieron pronunciarse sobre el rechazo de Osetia del Sur a ver desplegado en su territorio a observadores internacionales militares que no sean rusos.