Publicado 13/02/2022 15:45

Los talibán viajan a Qatar para reunirse con representantes de la UE y del Golfo Pérsico

El ministro de Exteriores de las autoridades instauradas por los talibán en Afganistán, Amir Jan Muttaqi
El ministro de Exteriores de las autoridades instauradas por los talibán en Afganistán, Amir Jan Muttaqi - Terje Pedersen/NTB/dpa

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

Una delegación del movimiento talibán liderada por su ministro de Exteriores en funciones, Amir Jan Muttaqi, ha partido este domingo a Qatar para reunirse en las próximas horas con representantes de la Unión Europea y de los países del Golfo Pérsico.

La delegación "sostendrá conversaciones con representantes de los países del Golfo Pérsico, una delegación de la UE, así como con diplomáticos que operan en Doha", según ha informado el Ministerio de Exteriores talibán en un comunicado.

El viaje tiene lugar después de que, este pasado viernes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, descongelara unos 3.500 millones de dólares (unos 3.000 millones de euros) en activos paralizados del Banco Central para facilitar la ayuda humanitaria al país centroasiático.

La orden ejecutiva de Biden implica que Estados Unidos asume primero la "protección" parcial, como describe la nota de la Casa Blanca, de los aproximadamente 7.000 millones de dólares (6.100 millones de euros) de activos paralizados del Banco Central en Estados Unidos.

De ellos, 3.500 millones irán destinados para ayuda humanitaria y la otra mitad para un fondo destinado a los litigios en curso de las víctimas de terrorismo en Estados Unidos, en particular de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

La orden está diseñada, según explicó la Casa Blanca "con la intención de abrir un camino para que los fondos lleguen a la gente de Afganistán, mientras los mantiene fuera del alcance de los talibán y otros actores malintencionados", como los describe Estados Unidos, antes de recordar que ahora mismo hay sanciones en vigor contra los talibán y sus asociados de la red Haqqani "por actividades que amenazan la seguridad de los estadounidenses".

En respuesta, el Banco Central de Afganistán recuerda que estos fondos son necesarios "para implementar la política monetaria, facilitar el comercio internacional y estabilizar el sector financiero" y que "los verdaderos propietarios de estas reservas son los ciudadanos de Afganistán".

"Estas reservas", añade el Banco Central, "no eran ni son propiedad de los gobiernos, partidos y grupos y nunca se utilizarán según sus demandas y decisiones".

Afganistán se sumergió en el caos tras la caída del presidente Ashraf Ghani el pasado 15 de agosto, cuando el movimiento acabó asumiendo el poder dos décadas de conflicto armado con el Gobierno, apoyado por Estados Unidos y otros países de la OTAN.

A principios de septiembre, los talibán formaron un gobierno en funciones en el que la mitad de sus miembros figuran en la lista de sancionados del Consejo de Seguridad de la ONU.

Más información