UNICEF advierte de que el cambio climático amenaza el futuro de 19 millones de niños en Bangladesh

El Gobierno de Bangladesh asegura que no tiene prisa por reubicar a los refugiad
REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN
Publicado 05/04/2019 10:08:32CET

GINEBRA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha advertido de que las inundaciones, los ciclones y los desastres medioambientales relacionados con el cambio climático ponen en peligro el porvenir de 19 millones de niños de Bangladesh, a pesar de las medidas de prevención adoptadas por el Gobierno del país asiático.

Así lo refleja un nuevo informe que recomienda "más recursos y programas innovadores" para reducir el peligro que representa el cambio climático, un factor que repercute especialmente en las familias más pobres, casi incapaces de "mantener a sus hijos con viviendas adecuadas, alimentados, sanos y educados", explica la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

"En Bangladesh, como en todo el mundo, el cambio climático es capaz de revertir muchos de los avances que los países han logrado en materia de supervivencia y desarrollo infantil", ha explicado.

UNA COMBINACIÓN DE FACTORES ADVERSOS

El informe, titulado 'Una tormenta que se avecina: el cambio climático nubla el futuro de los niños en Bangladesh', hace especial hincapié en un conjunto de factores que potencian los efectos adversos del cambio climático en Bangladesh, lisiado por su topografía plana, la densa población y su débil infraestructura.

"La amenaza", indica el documento, "se percibe desde las inundaciones y las tierras propensas a la sequía en el norte del país, hasta su costa devastada por la tormenta a lo largo de la Bahía de Bengala".

Expertos afirman a UNICEF una combinación de fenómenos meteorológicos extremos -como inundaciones, tormentas, ciclones y sequías- y fenómenos de larga duración directamente relacionados con el cambio climático -como el aumento del nivel del mar y la intrusión de agua salada-, están forzando a las familias al desplazamiento y la pobreza. En el proceso, el acceso de los niños a la educación y los servicios de salud se ve gravemente interrumpido.

Así, alrededor de 12 millones de los niños más afectados viven en y alrededor de los sistemas de ríos más grandes que recorren Bangladesh, que se desbordan regularmente. Las inundaciones recientes más graves del río Brahmaputra en 2017 inundaron al menos 480 clínicas de salud comunitarias y dañaron unos 50.000 pozos, esenciales para satisfacer las necesidades de agua potable de las comunidades.

Otros 4,5 millones de niños viven en zonas costeras afectadas regularmente por ciclones de gran alcance, que incluyen a casi medio millón de niños rohingya refugiados que viven en frágiles refugios de plástico y bambú. Otros tres millones de niños viven en el interior, donde las comunidades agrícolas sufren crecientes periodos de sequía.

Según el informe, el cambio climático es un factor clave que provoca que los habitantes más pobres de Bangladesh abandonen sus hogares y comunidades para tratar de reconstruir sus vidas en otros lugares. Muchos se dirigen a la capital, Dacca, y otras ciudades importantes, donde los niños corren el riesgo de caer en formas peligrosas de trabajo o en matrimonios tempranos.

Además, cita investigaciones que muestran que Bangladesh ya tiene 6 millones de migrantes climáticos, un número que podría duplicarse para 2050.

"Cuando las familias migran de sus hogares en el campo debido al cambio climático, los niños pierden su infancia", dice el representante de UNICEF en Bangladesh, Edouard Beigbeder. "Se enfrentan a peligros en las ciudades, así como a la presión de salir a trabajar a pesar del riesgo de explotación y abuso", añade.

UNICEF señala no obstante que, desde principios de la década de los 90, la inversión y acción, tanto en la preparación para desastres como en la reducción de riesgos, han hecho que las comunidades vulnerables en Bangladesh sean más resistentes a los peligros del cambio climático. Por ejemplo, un resultado ha sido una reducción drástica de la tasa de mortalidad causada por los ciclones en las últimas décadas.

Contador