Publicado 18/07/2021 10:49CET

El 12 por ciento de los riojanos afirma haber sufrido accidentes o situaciones de riesgo por el consumo de medicamentos

Medicamentos, fármacos
Medicamentos, fármacos - ISCIII

LOGROÑO, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

En la última década, el consumo de psicofármacos estuvo presente en casi 50.000 accidentes con víctimas que registraron 1.300 conductores fallecidos, lo que supone un porcentaje considerable del total de automovilistas muertos en accidente de tráfico: un 12% en el último año disponible.

Las perspectivas no son buenas: a raíz de la pandemia, el 11% de los automovilistas reconoce consumir más medicamentos peligrosos para la conducción que antes, lo que puede agravar aún más la situación.

Predomina el desconocimiento: más de la mitad de los conductores riojanos no sabe identificar un fármaco peligroso para la conducción. Además, el 54% afirma que el médico no le informa nunca o casi nunca sobre los efectos de la medicación en la conducción.

FÁRMACOS Y CONDUCCIÓN

El efecto de los fármacos sobre la conducción constituye el gran desconocido para la inmensa mayoría de los conductores españoles. Y puede ser comprensible, ya que los medicamentos constituyen una realidad compleja cuyos efectos varían dependiendo del tipo de fármaco, las dosis y las personas.

En este sentido, hay que dejar claro que los medicamentos no son un enemigo para la seguridad vial siempre que se consuman de forma responsable. Para ello, han de cumplirse tres condiciones: que haya prescripción médica, que responda a una finalidad terapéutica y que su consumo no afecte a la conducción. Algo que no siempre ocurre, ya que la presencia de psicofármacos en los accidentes de tráfico más graves empieza a ser preocupante. De hecho, en los últimos tres años, el número de conductores fallecidos que dieron positivo en estas sustancias aumentó un 40%.

Además, en la última década, el consumo de este tipo de medicinas estuvo presente en casi 50.000 accidentes con víctimas y según una estimación realizada a partir de los datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), unos 1.300 conductores fallecidos en siniestros habrían dado positivo en psicofármacos. De hecho, solo en el último año disponible, el 12% de los automovilistas que murieron en accidente de tráfico dieron positivo en estos medicamentos, una realidad que puede agravarse aún más, ya que el 11% de los españoles reconoce consumir más medicinas peligrosas para la conducción a raíz de la pandemia.

Estas son las algunas de las conclusiones del estudio 'Medicación y conducción: un cocktail mortal. Consumo de medicamentos entre los conductores españoles (2010-2019)', realizado por la Fundación Línea Directa en colaboración con FESVIAL (Fundación Española para la Seguridad Vial) y que analiza cómo ha afectado el consumo de psicofármacos a la seguridad vial en la última década.

Según palabras de Mar Garre, Directora General de la Fundación Línea Directa: "no debemos alarmarnos: los medicamentos por sí mismos no son los culpables de los accidentes, sino el comportamiento de los conductores, por lo que debemos ser responsables en su consumo. Debemos consumir fármacos solo con prescripción médica, respetar las dosis y contraindicaciones, leer el prospecto y consultar cualquier duda con nuestro médico o farmacéutico si vamos a conducir. Hay que estar alerta, porque la presencia de psicofármacos en los accidentes mortales es un fenómeno al alza, lo que debe hacernos tomar conciencia de este problema".

Proporcionalmente, la situación de los peatones es aún peor que la de los conductores: 1 de cada 5 peatones fallecidos en accidente de tráfico durante la última década se encontraban bajo los efectos de los psicofármacos en el momento del accidente. En este sentido, casi 400 peatones que resultaron fallecidos como consecuencia de un accidente de tráfico habían consumido este tipo de medicamentos.

Contador

Para leer más