Publicado 11/07/2020 12:28:48 +02:00CET

El actor riojano Pepe Viyuela reivindica la figura del payaso como necesaria para la sociedad

El actor Pepe Viyuela es el protagonista de la parte de ficción de la película 'Marcelino, el mejor payaso del mundo'.
El actor Pepe Viyuela es el protagonista de la parte de ficción de la película 'Marcelino, el mejor payaso del mundo'. - EUROPA PRESS

   Anima a ver la docuficción que protagoniza sobre 'Marcelino, el mejor payaso del mundo' que "está hecha con el corazón"

   ZARAGOZA/ LOGROÑO, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El actor riojano, Pepe Viyuela, ha opinado que la figura del payaso es necesaria en la sociedad porque permite la "descarga emocional, la confluencia y comunión" a través de una especie de chamán o brujo "que nos hace juntarnos para reír", dejar a un lado "los malos momentos" y "ahuyentar la pena y el dolor".

   En declaraciones a Europa Press, con motivo de su participación en Zaragoza en la presentación de la película 'Marcelino, el mejor payaso del mundo', dirigida por Germán Roda y que él protagoniza en su parte de ficción, el actor ha comentado que este personaje le atrajo por el hecho de que tanto Charles Chaplin, como Buster Keaton "dijeron de él que era un gran maestro, el mejor payaso que habían visto nunca", y, sin embargo, "no se supiera nada de él".

   Esto le despertó su curiosidad y también le llamó la atención por cómo fue su vida ya que "es casi el arquetipo de lo que uno imagina de un payaso, alguien que empieza desde niño, que aprende muchísimo y que acaba convirtiéndose en el mejor del mundo", pero después va "cuesta abajo", con un final "trágico, terrible" al quitarse la vida a los 54 años.

   Para Viyuela, es una historia que tiene unos "ingredientes novelescos", que la hacen "muy atractiva". "Me enganchó enseguida y no pude decir no" a encarnar a Marcelino, ha contado.

   Además, como payaso, ha comentado que se siente vinculado a su figura, "como si hubiera una especie de hilo conductor, casi genético, aunque no tenemos nada que ver familiarmente, que une no solamente a Chaplin y Keaton con él, sino con todos los payasos que somos y hemos sido a lo largo de la historia".

UNIÓN

   El actor ha abundado al señalar que hay algo que "nos une a todos", sobre todo, a aquellos que se dedican al gesto y "trabajamos al margen de la palabra, utilizamos el tropezón, la caída, la gestualidad y el cuerpo para comunicar, una especie de lenguaje universal y atemporal".

   Viyuela ha asegurado que él ha aprendido mucho del cine mudo de Chaplin y Keaton, "que a su vez aprendieron de Marcelino y él de una generación anterior" y "si nos remontamos en el tiempo, todos los payasos y payasas formamos de este tipo de familia, tenemos un AND en común".

   Por todo esto, ha dicho que este proyecto es especial para él y le apetece mucho tener una copia de la película en casa "para compartirla cuando vengan amigos porque es un álbum familiar que nos atañe a todos".

   Viyuela ha dicho del film está hecho "con el corazón", y si bien en su parte documental "tiene una función divulgativa", hay un aspecto humano "que va más allá", relacionado "con ese espíritu de superación, de lucha, de tragedia que posee la vida, de valor, del sentido del humor en medio de las dificultades".

   "Es una película que emociona más que ilustra y que si a uno le apetece emocionarse un rato y disfrutar" ha de ir a verla. El trabajo combina en sus 80 minutos de duración la ficción y el documental para contar la historia de Marcelino Orbés, nacido en Jaca (Huesca) y que actuó en varios países de Europa como payaso acrobático, se consagró en Londres y desde 1905 actuó en Nueva York, llenando las salas durante varios años consecutivos, donde murió en 1927.

   El film se inauguró en el Festival de Cine de Huesca el pasado 12 de junio, ha sido seleccionado en el Festival de Cine de Málaga, donde se podrá ver a finales de agosto y también está previsto que se proyecte en unas semanas en el Festival Internacional de Documentales 'Beyond Borders', en Grecia.

   Producida por Estación Cinema, en coproducción con Aragón TV, con música de David Angulo, ha sido rodada en Jaca, Zaragoza, Madrid, Barcelona y Londres, en este último caso en el edificio que fue el Hippodrome, donde se consagró Marcelino Orbés, y que ahora es un casino, si bien ha mantenido el escenario y en él se representan musicales. El guión es obra de Germán Roda y Miguel Ángel Lamata.

VÍNCULOS CON ARAGÓN

   Pepe Viyuela ha tenido últimamente presencia profesional en Aragón. Aquí actuó por última vez antes del confinamiento en una obra de teatro que tuvo que suspenderse a causa de la pandemia del coronavirus y ahora ha presentado esta película, cuyo estreno también ha tenido que ser atrasado por la COVID-19.

   Además de que ha actuado en varias obras de teatro que han recalado en la capital aragonesa, ha rodado en Belchite el documental 'Un viaje hacia nosotros', que narra la historia de su abuelo republicano, que participó en la batalla que tuvo lugar en esta localidad zaragozana durante la Guerra Civil.

   "Hay una apetencia y al mismo tiempo un tejido creado y conexiones que hacen que sienta Aragón como un lugar donde me encuentro a gusto, con gente tan válida y con tanto talento" para desarrollar proyectos, ha glosado el actor.

   Ha contado también que recientemente ha mantenido una conversión por teléfono con la escritora aragonesa Irene Vallejo, que "me ha impresión de muchísimo" con su obra 'El infinito en un junco: La invención de los libros en el mundo antiguo', que él ha leído durante el confinamiento. El libro "es maravilloso, que me enamoró" y quiso contactar con la autora para decírselo.

Contador