10 de abril de 2020
 
Actualizado 20/02/2020 13:37:33 +00:00 CET

Bellomonte se siente "estafada" y apunta que el parque se gestionó "en un tiempo record"

   "Si no hubiera habido personas que influyeran no se hubiera puesto en marcha"

   LOGROÑO, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Uno de los dos propietarios de Bellomonte, empresa que compró el cincuenta por ciento de Emfrisa (sociedad por la que se acusa al exconsejero Juan José Muñoz de tráfico de influencias, estafa y blanqueo) ha dicho que se sitió "estafado" y ha apuntado que el parque solar de Torremontalbo se gestionó "en un tiempo récord".

   Hoy se ha celebrado una nueva sesión del juicio por el que se pide al exconsejero Muñoz cinco años y nueve meses de cárcel tras, presuntamente, idear la sociedad Emfrisa, para la construcción del parque fotovoltaico de Torremontalbo, oculpando su presencia por incompatibilidades.

   Ha comenzado por la testifical de un apoderado y propietario de Bellomonte que ha relatado cómo, tras llegar a Logroño interesado en la compra de una bodega, estableció contactos con uno de los acusados, A.G.C., interesado en las placas solares.

   Llegó a pagarle 1,5 millones de euros para comprar el cincuenta por ciento de Emfrisa. En concreto, compró sus acciones a A.G.R, A.G.C, I.M y C.M (mujer de Muñoz).

   Este apoderado firmó hasta dos contratos y, en el segundo, ya no aparecía la mujer de Muñoz (acusada también en esta causa y que había vendido sus acciones de Emfrisa a A.G.R el día anterior). Pero ni lo leyó por la "confianza" que tenía en los empresarios riojanos A.G.C y A.G.R (ambos acusados en esta causa). "Lo firmé a ciegas", ha dicho.

   Más adelante, "Bellomonte se sintió estafada a partir acontecimientos que no" conocían ni él ni el otro socio. En concreto: "No estaba el aval, los proyectos se hicieron deprisa, había problemas con el terreno... había problemas que al cien por cien desconozco", ha dicho.

   La confianza con A.G.C se "rompió" del todo al saber que formaba parte también de Provif. Además, después, este propietario de Bellomonte se enteró de que había vendido el parque de Torremontalbo a European Sun Park.

   Ha estimado que la gestión del parque se hizo "en tiempo récord", y ha concluído que "si no hubiera habido personas que influyeran no se hubiera puesto en marcha". Ha añadido que los acusados A.G.R y A.G.C "eran los que intervenían entre la Admnistración y el parque".

   En este sentido, ha relatado, en coincidencia con su socio que ya declaró en esta causa, encuentros en una cafetería del centro de Logroño en los que A.G.C se acercaba a Muñoz, también en el lugar, para "ponerle al día" del parque. En varias ocasiones, A.G.C aseguró: "No os preocupeis que esto sale adelante", incluso alardeaba de "dominar las influencias y amistades".

   "Se hizo todo en quince días, veinte, y otros huertos solares necesitaron más tiempo; no es fácil todo ese tinglado", ha indicado. No obstante, preguntado acerca de si Muñoz influyó con los funcionarios ha señalado: "No lo sé, yo no estaba ahí".

Tras él, han testificado administradores de European Sun Park, quienes adquirieron el parque de Torremontalbo el 15 de septiembre de 2008. Compraron todas las acciones de Emfrisa a A.G.R y adquirieron todos los permisos, además, contrataron la terminación del parque con Provif.

Aunque, para cumplir el decreto que establecía las primas por kilovatio (que pagaría Iberdrola) el parque debía estar terminado antes de finalizar septiembre y estar vertiendo energía, en el contrato con Emfrisa aparecía un plazo de ejecución de dos meses, a contar desde ese 15 de septiembre.

Al momento de la compra no se presentó certificado final de obra porque "quedaban cosas por hacer". De este modo, uno de los administradores ha reconocido que se empezó a cobrar la prima de forma irregular. No obstante, se acogieron a una amnistía y acabaron cumpliendo la ley.