Actualizado 12/11/2010 17:43 CET

Barberá dice no tener "nada que ver" con Emarsa y achaca las críticas hacia ella a la "desesperación" del PSPV

Barberá durante la rueda de prensa
AYUNTAMIENTO DE VALENCIA

VALENCIA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha afirmado este viernes que no tiene "nada que ver" con la gestión y con las irregularidades detectadas en la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales S.A. (Emarsa), responsable de la gestión de la depuradora de Pinedo, y ha achacado a la "desesperación" del PSPV las críticas que los socialistas le hacen por ello.

Barberá, que ha realizado estas declaraciones durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local del consistorio valenciano, ha respondido de este modo a las afirmaciones de la secretaria general del PSPV en la provincia de Valencia, Carmen Martínez, que este viernes reiteró que la primera edil de la capital es "responsable política del saqueo" en Emarsa.

La responsable municipal ha considerado que las críticas que los socialistas le hacen por este asunto responden a "una especie de 'hambronería' del PSOE" de querer involucrarla en él. Rita Barberá ha subrayado que no tiene "nada que ver" con la gestión y las irregularidades detectadas en la depuradora de Pinedo y que no ha tenido ninguna persona de confianza en esta infraestructura.

"Yo no tengo nada que ver, ni he decidido, ni he nombrado", ha subrayado la primera edil, que ha agregado que en Emarsa "ni tengo delfines, ni chanquetes ni gente de confianza allí". Además, ha señalado que las deficiencias detectadas en la gestión y en las cuentas de la depuradora en los últimos años no son 'el caso Barberá'.

La alcaldesa se ha referido de este modo a las palabras realizadas este viernes por Martínez, que ha considerado que al "caso Emarsa" se le puede llamar "caso Barberá" y que ha aludido al gerente de la empresa y ex alcalde pedáneo de Benimàmet, Esteban Cuesta, como el "delfín" de la primer edil.

Rita Barberá ha dicho también que el que sea responsable de las irregularidades que pague por ello y que "cada palo aguante su vela", tras lo que ha aseverado que lo que los socialistas no pueden hacer es "ir contra todos". Ha afirmado que lo sucedido en la depuradora de Pinedo le "preocupa muchísimo", así como que acusaciones "con el menor rigor" como las de los socialistas hacia ella contribuya al "desprestigio" de los políticos.

"GANAR POLÍTICAMENTE"

En este sentido, ha aseverado que se plasma la "evidencia clarísima de que el PSOE, en su desesperación por la impotencia de poder gobernar en Valencia en un horizonte razonable tiene que buscar ensuciar a todos a sabiendas de que es mentira". Así, ha censurado que los socialistas, "incapaces de ganar políticamente", tengan que recurrir a estas acusaciones.

A su vez ha comentado, respecto a las acusaciones que la vinculan con la gestión de Emarsa, que no tiene "por qué aguantar eso". La alcaldesa de Valencia ha lamentado que la intenten "involucrar" como si fuera una "delincuente" y ha censurado el "ansia" de los socialistas por "no tener valores, ni límites ni la menor responsabilidad", así como su "hipocresía".

"Es increíble la hipocresía y el cinismo político de la izquierda de Valencia", ha manifestado Barberá, que ha afirmado que "ya está bien de querer involucrar". Asimismo, ha reiterado que el Ayuntamiento de Valencia "no tiene mayoría ni mucho menos en el Consejo de Emarsa, que es el que ha tomado las decisiones" sobre la depuradora. "El Ayuntamiento tiene un voto, uno", ha señalado.

Por otro lado, la primera edil se ha referido a la querella presentada por la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) por las irregularidades de Emarsa y ha explicado que no la ha presentado su presidente y alcalde de Manises, Enrique Crespo, "contra el delfín de Barberá" sino toda la entidad y todos los partidos políticos --PP, PSPV y EU-- representados en ella. "No es Crespo es la asamblea de Emarsa", ha resaltado.

"ELEGIDO EN VOTACIÓN"

Rita Barberá ha agregado a este respecto que ella no tuvo nada que ver con el nombramiento de Esteban Cuesta, también presidente de la agrupación del PP en los Poblats de l'Oest de Valencia, como gerente de Emarsa y ha dicho que es "un señor que salió elegido en votación". "No lo he nombrado yo", ha destacado la alcaldesa, que ha subrayado que fue ella quien lo cesó como "alcalde pedáneo" de Benimàmet y que no es su "delfín".

Por su lado, la concejala de Calidad Medioambiental y Ciclo Integral del Agua en el Ayuntamiento de Valencia, Mª Àngels Ramón-Llin, representante del consistorio en la Emshi y en Emarsa hasta que se disolvió, ha comentado que para los socialistas "Rita Barberá es un grandísimo escollo para ganar las elecciones" y ha achacado también a ello las críticas del PSPV hacia la primera edil.

La edil ha considerado "patético" el comportamiento de los socialistas, ha rechazado su "empeño" de "responsabilizar a Barberá" y ha censurado la "desesperación por gobernar" del PSPV. Asimismo, ha comentado que "nunca se habían detectado en las auditorías las irregularidades" localizadas en Emarsa y ha señalado que ésta se disolvió a "instancias del Ayuntamiento de Valencia" tras salir a la luz sus "problemas de gestión".

Ramón-Llin ha explicado también que la querella de la Emshi por las irregularidades de la depuradora fue planteada por la comisión liquidadora de técnicos que se creó al disolver Emarsa. Así, ha indicado que fue una "iniciativa de los técnicos" que los políticos con representación en la entidad "han hecho suya". Por ello, ha negado que haya sido sólo Enrique Crespo el que la haya presentado y ha destacado que se hizo "por unanimidad".

Igualmente, la concejala ha manifestado que el nombramiento de Cuesta fue también "aprobado por unanimidad del PP, del PSOE y de EU", por lo que ha señalado que los nombramientos "nunca" los hizo Barberá. Ha agregado que el tema de Emarsa "evidentemente nos preocupa" y ha dicho que "por eso se ha disuelto y se ha presentado la querella". "Desde el primer día hemos querido que se clarificara, nadie ha protegido a nadie", ha dicho.