El consejero de Interior catalán asegura al Tribunal que no firmó ningún decreto para ceder locales el 1-O

Actualizado 16/07/2019 12:39:07 CET
El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, sale sonriente del  del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, tras declarar por desobediencia.
El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, sale sonriente del del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, tras declarar por desobediencia. - David Zorrakino - Europa Press

Torra, consellers y diputados de JxCat le acompañan hasta el Palau de Justícia

BARCELONA, 16 (EUROPA PRESS)

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha asegurado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que cuando era alcalde de Premià de Mar (Barcelona) no dictó ningún acuerdo o decreto ni dio ninguna orden para permitir ceder locales para la votación el 1-O.

Buch ha declarado como investigado este martes ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por un presunto delito de desobediencia durante 25 minutos y ha respondido a todas las partes, según han indicado fuentes jurídicas.

El conseller ha acudido al tribunal arropado por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, varios consellers y diputados de JxCat, que le han acompañado hasta las puertas del Palau de Justícia.

En declaraciones a los medios tras su declaración, Buch ha explicado que en ningún caso dio órdenes para ceder locales ese 1 de octubre de 2017 y que ha entregado a la Sala los certificados del Ayuntamiento que lo constatan.

Un certificado de la secretaria municipal, consultado por Europa Press, asegura que no consta en los archivos municipales ninguna resolución, comunicación o acuerdo de ningún tipo dictado por el alcalde de Premià de Mar entre los días 7 de septiembre y 1 de octubre de 2017 "de preparación o apoyo de ningún tipo a la celebración del referéndum de autodeterminación" o para facilitar la apertura de locales.

Otro documento cita los ocho centros donde se pudo votar el 1-O en Premià --tres de ellos municipales-- y constata que no hay una "llave única", sino varias copias en posesión del personal docente, servicios de limpieza y otras entidades.

Este documento, firmado por el jefe de la Policía Local, también certifica que el cuerpo y los agentes de la plantilla "no recibieron petición ni requerimiento de ningún responsable para facilitar la apertura de locales".

NO TENÍA LAS LLAVES

En su declaración a los medios, Buch ha insistido en que mucha gente tenía las llaves de los colegios y que la apertura de los centros se pudo hacer "por que la sociedad se involucró para tener las escuelas abiertas".

"Esto significa, una vez más, que no fue una locura de los diputados del Parlament, del Govern ni de los alcaldes sino que fue la sociedad catalana que quería participar en el referéndum del 1-O", ha argumentado.

Ha explicado que en el interrogatorio le han preguntado por el decreto municipal firmado el 7 de septiembre de 2017, a lo que él ha confirmado que sí que se dictó dicho decreto "de apoyo político" al 1-O, respondiendo a una petición de la Generalitat, pero que fue antes de la suspensión del Tribunal Constitucional.

Ese mismo día, el Tribunal Constitucional había emitido una providencia en la que suspendía el decreto del Govern de Normas complementarias para la realización de un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

CONFÍA EN QUE SE ARCHIVE

Ante los medios, Buch ha confiado en que la causa se archive como ha ocurrido con la mayoría de alcaldes catalanes, y ha defendido que él, y muchos otros alcaldes de Cataluña, dieron "apoyo político a todo el proceso del referéndum de Cataluña para que los catalanes pudieran decidir el futuro que querían".

Al preguntársele si se arrepiente de su actuación el 1-O, ha respondido: "En ningún caso me puedo arrepentir. De lo que sí me arrepiento es de tener a amigos en prisión por una causa injusta y que hayan vivido un proceso en el Tribunal Supremo injusto".

Asimismo, ha lamentado vivir "en un Estado en el que se persigue a la gente que ha querido que la sociedad se manifieste democráticamente mediante unas urnas".

APOYO AL CONSELLER

El conseller ha estado acompañado a su llegada al TSJC por el presidente de l'Associació Catalana de Municipis (ACM), David Saldoni; el secretario del Govern, Víctor Cullell, y la dirigente de Òmnium Marta Garsaball.

Entre los miembros del Govern que han acudido estaba el vicepresidente y conseller de Economía, Pere Aragonès; Meritxell Budó (Presidencia); Josep Bargalló (Educación); Damià Calvet (Territorio y Sostenibilidad), y Jordi Puigneró (Políticas Digitales y Administración).

También han estado Alba Vergés (Salud); Mariàngela Vilallonga (Cultura); Chakir el Homrani (Trabajo Asuntos Sociales y Familias); Àngels Chacón (Empresa y Conocimiento) y Teresa Jordà (Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación).

Además, se ha podido ver al portavoz de JxCat en el Parlament, Albert Batet; al portavoz adjunto, Eduard Pujol; a la diputada Aurora Madaula; a la diputada en el Congreso Míriam Nogueras, y el jefe de gabinete de Torra, Joan Ramon Casals.

Para leer más