¿Qué dice la Constitución sobre el modelo territorial, la libertad de expresión, la religión o la monarquía?

¿Qué Dice La Constitución Sobre La Monarquía O La Libertad De Expresión?
EP / GETTY
Actualizado 05/12/2018 17:20:27 CET

MADRID, 5 Dic. (EDIZIONES)

La Constitución española cumple este jueves 40 años y como cada 6 de diciembre, las Cortes conmemoran con numerosos actos el aniversario de la Carta Magna. A lo largo de todo este tiempo han sido numerosas las ocasiones en las que se ha debatido si es necesario reformarla o no para actualizarla, pero lo cierto es que solo se ha modificado en dos ocasiones: en 1992 para permitir a los extranjeros presentarse como candidatos en elecciones municipales y en 2011 cuando se introdujo el techo máximo de déficit estructural.

Para los que no estén muy familiarizados con la Carta Magna, esto es lo que dice sobre asuntos como la organización territorial del Estado, la libertad de expresión o la Monarquía:

SOBRE EL MODELO TERRITORIAL

La Carta Magna establece que el Estado debe dividirse en municipios, provincias y Comunidades Autónomas, que deben funcionar basándose en el principio de solidaridad, es decir, velando por un equilibrio económico justo entre los diferentes territorios. También marca que los Estatutos de Autonomía no pueden otorgar "en ningún caso" privilegios económicos o sociales y destaca la "indisoluble unidad" del país que reconoce la autonomía de sus regiones y la solidaridad entre ellas.

Dentro del apartado de la organización territorial de la Constitución se encuentra el artículo 155, que indica que en caso de que una Comunidad Autónoma no cumpla las obligaciones de la Carta Magna o atente gravemente contra el interés de España, el Gobierno de la Nación podrá obligarla a cumplir de manera forzosa.

SOBRE LA RELIGIÓN

La Carta Magna garantiza la libertad de culto de los individuos y las comunidades con la única limitación necesaria para mantener el orden público protegido por la ley. Además, subraya que una religión no puede llegar a tener carácter estatal, declarando así la aconfesionalidad del Estado, aunque sí establece que los poderes públicos mantendrán relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y otras confesiones basándose en creencias religiosas de la sociedad.

SOBRE LOS REFERÉNDUMS

Las decisiones políticas que sean de "especial trascendencia" pueden ser sometidas a un referéndum que tendrá que ser propuesto por el Presidente del Gobierno, autorizado por el Congreso y convocado por el Rey. La Ley Orgánica 2/1980 es la que marca los límites a la hora de convocar y celebrar un referéndum.

SOBRE LA MONARQUÍA

El Rey es inviolable y por tanto no tiene responsabilidad penal, tal y como marca la Constitución, y son responsables de sus actos las personas en las que delega su responsabilidad: el presidente del Gobierno y los ministros competentes, ya que no tiene ningún poder ejecutivo. Sobre la financiación, establece que el Rey recibe una cantidad de los Presupuestos Generales del Estado para sostener a la Familia Real y sus propiedades, cantidad que puede distribuir libremente.

También enumera cuáles son las funciones que debe desempeñar el monarca, entre ellas, firmar leyes, convocar elecciones (cuando se lo proponga el Presidente), proponer o destituir al Presidente, ser el máximo jefe de las Fuerzas Armadas o aplicar el derecho de gracia (poder exculpar a encarcelados) aunque dependerá de la deliberación del Consejo de Ministros, por lo que no se considera un indulto.

SOBRE LA SUSPENSIÓN DE DERECHOS

Aunque el texto garantiza una serie de derechos, también recuerda que algunos de ellos, como la detención preventiva limitada, la no obligación a declarar tras ser detenido, la libertad de opinión o cátedra o el derecho de reunión, pueden ser suspendidos si se declara el estado de excepción o de sitio.

SOBRE EL IDIOMA

La Constitución establece que la lengua oficial del Estado es el castellano (que los ciudadanos tienen el "deber" de conocerlo y el "derecho" a usarlo) también son oficiales las distintas lenguas que se hablan en las distintas regiones y que están recogidas en sus respectivos Estatutos de Autonomía. Según el texto, todas estas lenguas suponen riqueza para el país y deben ser respetadas y cuidadas.

NI TORTURA NI PENA DE MUERTE

La Carta Magna garantiza el derecho a la vida y prohíbe las torturas, los tratos degradantes y la pena de muerte "salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra".

SOBRE DEFENDER AL PAÍS

Para la Constitución, los españoles tienen el derecho y el deber de defender España y será la ley la que establezca si los ciudadanos deben cumplir un servicio militar obligatorio o no.

SOBRE EL MATRIMONIO Y SUS TIPOS

La Constitución subraya que tanto los hombres como las mujeres tienen derecho a contraer matrimonio pero deja al poder legislativo la función de determinar las "formas de matrimonio", los derechos y deberes de los cónyuges o las causas de separación.

SOBRE EL CUIDADO DE LOS HIJOS

El texto obliga a los padres a cuidar de sus hijos hasta los 18 años tanto si los han tenido dentro como fuera del matrimonio.

Contador