Actualizado 25/10/2007 21:30 CET

Islamistas.-El Imán de la Mezquita de Valladolid dice que los detenidos en Burgos no representan al Islám

Asegura que la comunidad musulmana de la capital vallisoletana condena enérgicamente cualquier tipo de acto violento

VALLADOLID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Imán de la Mezquita de Valladolid, Zaki Zayed, expresó hoy su "condena enérgica" y el de la comunidad musulmana a la que representa ante cualquier acción terrorista o actividad en pro de la guerra santa, en referencia a la detención ayer miércoles en Burgos de seis presuntos integrantes de una célula de extremistas islamistas que reclutaban luchadores para la 'yihad' en distintos escenarios internacionales.

El portavoz de la comunidad musulmana vallisoletana, el médico palestino afincado hace 25 años en la capital Zaki Zayed, en declaraciones a Europa Press, reiteró su repulsa de este tipo de actividades y se mostró categórico al afirmar que en la capital del Pisuerga "no hay movimientos de esta naturaleza, que además no guardan ninguna relación con el Islám".

En este sentido, Zayed explicó que el colectivo musulmán en Valladolid, integrado por cerca de 2.000 personas y cuyo punto de oración se sitúa en la calle Faisán, en el barrio de Pajarillos, donde se alza la Mezquita, se dedica únicamente a "trabajar y a practicar su religión, pero sin entrar en ese tipo de cosas que lo único que hacen es perjudicar nuestra convivencia con el entorno".

El Imán insistió en que el Islám no postula la guerra santa y brindó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado su colaboración y la de sus compatriotas frente a cualquier movimiento subversivo. "Somos los primeros interesados en denunciar hechos de este tipo porque nos perjudican a todos los que estamos aquí. Estamos dispuestos a denunciar a cualquier persona que tenga previsto hacer algún tipo de alteración, pues ésta entra en colisión con la integración y buena conducta que nosotros mismos fomentamos", dijo el palestino.

En cuanto a los seis detenidos en Burgos, el Imán afincado en Valladolid aseguró no conocer a ninguno y tampoco haber mantenido contacto con ellos. "Viene mucha gente a plantearme problemas, pero ninguna de estas seis personas ha hablado conmigo jamás", sentenció categórico.