Actualizado 29/04/2007 20:30 CET

Nacimiento.-España, Reino Unido y Mónaco, únicas Casas Reales europeas en las que el varón tiene primacía sobre la mujer

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las Casa Reales de España, Reino Unido y Mónaco son las únicas en el continente europeo en las que el varón tiene primacia sobre la mujer en la sucesión al Trono.

La Corona británica se transmite desde 1701 por vía hereditaria en virtud del Acta de Sucesión que se aprobó hace más de tres siglos. En este texta se especifica que los varones tienen prioridad sobre las mujeres en la línea sucesoria y se excluye expresamente a los catolicos de la sucesión.

En los últimos años, los medios británicos han indicado que tanto la Reina Isabel II como el Príncipe Carlos son favorables a un cambio en el Acta de Sucesión en favor de las mujeres. La Reina llegó al trono porque sus padres únicamente tuvieron dos niñas.

En la actualidad, el Príncipe Carlos -primogénito de la reina Isabel- y sus hijos Guillermo y Enrique ocupan los tres primeros puestos de la sucesión al trono. Sin embargo, un cambio en la ley situaría a la Princesa Ana --hermana de Isabel II--, ahora relegada al octavo lugar, en cuarta posición por delante de sus hermanos menores, Andrés y Eduardo.

En Mónaco, la dinastía de los Grimaldi reina en este pequeño Estado desde hace 700 años. Todos los monarcas han sido varones ya que el Trono se hereda por orden de primogenitura situando siempre por delante al hombre frente a la mujer.

Si no hay un varón que suceda al Príncipe a su muerte, podrá ocupar su lugar un hombre que él haya adoptado y tras él los descendientes de esa persona. El Príncipe Alberto fue elegido sucesor de Rainiero cuando nació, disciminando de esta forma a su hermana Carolina, que había nacido un año antes.

En 2002, Rainiero reformó la Constitución para rebajar la edad de sucesión a los 18 años. De esta forma, su nieto Andrea --hijo de Carolina--, nacido en 1984 podría ser designado sucesor de su tío, soltero y con un hijo ilegítimo reconocido.

La Constitución de Países Bajos establece un Monarquía constitucional en la que se refiere siempre al soberano como 'el rey' -no 'reina'-, aunque permite que hombres y mujeres puedan acceder al Trono sin ninguna distinción.

De esta forma, los descendientes legítimos del monarca tienen derecho a sucederlo. El hijo mayor es el primero de la lista. Si el monarca no tiene descendientes legítimos, la Corona puede pasar a otros miembros de la familia. La línea de sucesión se extiende hasta el tercer grado de consanguinidad con el monarca reinante, por tanto cuando un monarca nuevo accede al Trono, algunos miembros de la Casa Real pierden su derecho a la sucesión.

La Casa Real holandesa se ha caracterizado desde finales del siglo XIX por la presencia de mujeres en el Trono. La Reina Whilheme se convirtió en soberana en 1890 con diez años y a ella la sucedieron las reinas Juliana y Beatriz, la monarca actual, quien tuvo como primogénito al Príncipe Guillermo. La línea femenina continuará tras él ya que tuvo junto a su esposa argentina, Máxima Zorreguieta, una niña como primogénita, Catherina.

En Bélgica se introdujo una reforma constitucional en 1991 que eliminó cualquier distinción por sexo. El heredero al trono es el Príncipe Felipe -primogénito de los reyes Alberto y Paola-, casado con Matilde d'Udekem. La pareja tuvo recientemente a su tercer hijo, Emmanuel, quien ocupa el cuarto lugar en la línea de sucesión por detrás de su padre, su hermana mayor --la princesa Elisabeth, de tres años--, y su hermano Gabriel que tiene un año.

Suecia es el caso más controvertido que ha tenido en los últimos años un país europeo en la sucesión al Trono. En la actualidad, la Princesa heredera es Victoria, nacida en 1977, y por tanto la única mujer con este título hereditario en el continente.

Sin embargo, durante unos meses de 1980 su hermano menor ostentó el título de Príncipe heredero hasta que el Parlamento sueco cambió la ley sucesoria con carácter retroactivo. Su padre, el Rey Gustavo, se ha arrepentido en público de la abolición de esta ley.

En Noruega se modificó la Constitución en 1990, a semejanza de Suecia, para eliminar la discriminación de la mujer en la sucesión al trono. Sin embargo, no se aplicó de inmediato sino que se decidió aplazar la implantación de esta norma una generación más puesto que el Príncipe Haakon --heredero por delante de su hermana mayor, Marta Luisa-- ya había sido designado sucesor. Tras él ascenderá al trono su hija, la princesa Ingrid Alexandra.

En las Casas Reales de Dinamarca y Luxemburgo se aplica la misma regla que en estos países del norte de Europa, mucho más progresistas que la que se aplica, por ejemplo, en Japón, donde las leyes niponas prohíben que una mujer sea nombrada emperatriz. Además, las princesas pierden su título si se casan con un plebeyo.