Actualizado 24/10/2013 19:03 CET

El PSOE asume el error de implantar el voto rogado para emigrantes y lamenta que el PP impida rectificarlo

Miriam Herrero
PSOE

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El PSOE asegura haber asumido el "error" de haber impuesto desde 2011 a los españoles residentes en el exterior la exigencia de pedir con antelación el voto como requisito para poder ejercerlo, lo que se conoce como voto rogado, y ha lamentado que el PP, el otro coautor de aquella reforma, impidiera corregirlo este miércoles, en la Comisión Constitucional del Congreso. "Ya no cabe duda de que es el PP quien se opone a suprimir el voto rogado", dice Miriam Herrero, secretaria general del PSOE Europa.

La citada reforma electoral, que también fue pactada con CiU y PNV, entró en vigor en 2011 y, entre otras cosas, excluía a los emigrantes de participar en elecciones municipales mientras que en el resto de comicios les obligaba a pedir el voto con antelación como requisito para poder ejercer el derecho de sufragio, ya fuera en urna en consulados y embajadas o por correo.

Ese requisito ya fue muy contestado por formaciones minoritarias como Izquierda Unida, UPyD y los nacionalistas gallegos (BNG) y canarios (CC-NC), a la vista del desplome de la participación de los emigrantes en las autonómicas y las generales de 2011. A las críticas se sumaron sectores del PP gallego y colectivos de los dos grandes partidos en el exterior, hasta el punto de que el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, prometió corregirlo cuando ganó el congreso socialista de febrero de 2012.

Cumpliendo ese compromiso, este miércoles los socialistas propusieron que el Gobierno de Mariano Rajoy presente en un plazo de seis meses una reforma de la Ley Electoral para dar marcha atrás en la obligación de que los emigrantes tengan que solicitar el voto en cada elección, el llamado "voto rogado". La iniciativa, junto con otras de Izquierda Plural y UPyD con el mismo objetivo, fue rechazada por el PP que rechaza quitar ese requisito sin pactar antes alguna fórmula alternativa.

Según recuerda Herrero, la representante del PSOE en el debate, Carmela Silva, secretaria de Emigración del partido, "admitió el error que supuso establecer el voto rogado en 2011, y propuso con total claridad que se retirara esta disposición dada la drástica caída de la participación en todos los procesos electorales que han tenido lugar desde entonces".

ABSOLUTO CINISMO

A su juicio, la reacción del PP de culpar al PSOE de romper unilateralmente la negociación para una nueva reforma es "un ejercicio de absoluto cinismo" pues los líderes 'populares' "engañan a los ciudadanos e incluso a sus propios votantes, manifestando su intención de suprimir el voto rogado, cuando, a la hora de la verdad, no mueven un dedo en el Parlamento y obstaculizan las proposiciones de otros grupos que permitirían acabar con esta discriminación".

La líder de la federación de los socialistas españoles en el continente europeo manifestó que "es indigno servirse del voto rogado como un instrumento para impedir votos que el Gobierno considera le serán adversos" y pidió al PP que acepte que "favorecer la participación política debe ser una garantía democrática básica que quede fuera de la dialéctica partidista".

Para leer más