Rivera afea a Iceta su "propuesta inmoral" sobre Cataluña y rechaza un "debate de ruptura"

28A.- Rivera Apuesta Por Una España Autonómica "Eficaz" Que Garantice "Igualdad"
DAMIÁN ARIENZA
Publicado 29/03/2019 12:24:11CET

Afirma que Sánchez "tiene pactada la continuidad" en la Moncloa con el apoyo de los independentistas

OVIEDO, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El líder de Ciudadanos y candidato a la Presidencia del Gobierno de España, Albert Rivera, ha reprochado al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que dijera que si el 65% de los catalanes quisiera la independencia, "la democracia deberá encontrar un mecanismo para encauzar eso". Se trata, en su opinión, de una "propuesta inmoral" que abriría un "debate de ruptura".

En un desayuno informativo en Oviedo organizado por 'Asturias punto de encuentro', Rivera ha indicado que los separatistas "se frotan las manos" al escuchar a Iceta porque interpretan que "va a haber un referéndum de independencia" en Cataluña. Iceta hizo esas declaraciones en una entrevista, pero poco después aclaró que, a su juicio, la celebración de un referéndum "no es la solución".

"En Cataluña no hay una mayoría separatista. Y aunque hubiera una mayoría separatista, ¿cómo lo medimos? ¿Por provincias, por comarcas, por barrios? Si en Barcelona, 'Tabarnia', como dicen algunos, y si en dos provincias de Cataluña dicen 'yo quiero ser español' y en otras no, ¿qué hacemos? ¿Generamos la Cataluña del norte y la Cataluña del sur?", ha manifestado el líder de Cs.

Desde su punto de vista, es "una propuesta inmoral para un país que ha hecho las cosas bien en los últimos 40 años" y, además, lo que ha planteado Iceta es "incompatible con la Constitución española".

"Los españoles no se merecen un debate de ruptura, se merecen un debate que una a los españoles", ha subrayado, asegurando que los referéndums de autodeterminación "son antidemocráticos porque no respetan al resto del 'demos' de un país". En este sentido, ha recalcado que "las decisiones de España las toma toda España", no "una provincia, tres o dos".

LEGISLAR SIN CONTAR CON EL INDEPENDENTISMO

Asimismo, el presidente de Ciudadanos ha señalado que, si bien él respeta "profundamente" a los independentistas, estos suponen solo "un 2% de la población de toda España" y pretenden "cargarse la Constitución" sin representar una mayoría social en España ni en Cataluña.

"Una cosa es ser demócrata y otra cosa es estar todo el día dándoles el protagonismo a los que quieren liquidar tu país", ha indicado, agregando que eso es precisamente lo que ha hecho el presidente del Gobierno y candidato socialista a la Moncloa, Pedro Sánchez.

Así, ha abogado por que el Ejecutivo que se forme tras las elecciones generales del 28 de abril gobierne de forma que la gran mayoría de los españoles no estén "hipotecados y condicionados cada día" por los partidos independentistas. Hay que "trabajar y legislar sin contar con ellos", ha afirmado.

Rivera ha advertido de que el líder socialista "tiene pactada la continuidad" como presidente del Gobierno con el apoyo de esos partidos y que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, está "encantado de apoyar a Sánchez con el plan Iceta".

Frente a ello, ha defendido la necesidad de repensar un Estado autonómico "eficaz" que garantice la "igualdad" de derechos de la ciudadanía en todos los territorios. "Hay que tener coraje y no hay que tener mochilas", ha aseverado, apostando por un Gobierno "comprometido" con los españoles, "sin hipotecas" y "sin peajes" impuestos por los separatistas.

UN GOBIERNO "SERIO Y RIGUROSO" DE PP Y Cs

Según Rivera, en las próximas elecciones generales, España ya no se juega un debate "simplista y obsoleto" entre "rojos y azules" que se queda "viejo para responder las grandes preguntas del siglo XXI".

En este contexto, ha reiterado que Pedro Sánchez "es parte del problema y no de la solución" para España, por lo que considera fundamental "un cambio de Gobierno". "Quiero ganar, gobernar y que Sánchez cambie el colchón y se vaya a la oposición", ha apuntillado.

"Estábamos muy bien, aprobando leyes, hasta que Sánchez presentó la moción de censura", apuntó, recriminando que "engañase" a muchos españoles al no convocar elecciones para estar "nueve meses en campaña electoral".

Al respecto, ha vuelto a tender la mano al presidente del PP, Pablo Casado, para alcanzar "con sentido de Estado" un Gobierno de coalición para desarrollar un proyecto "liberal, progresista y constitucionalista", cuya primera medida sería retomar el pacto nacional por la educación y también abordaría la supresión del Impuesto de Sucesiones en toda España.

"Ciudadanos no es el enemigo, es parte de la solución", ha afirmado, reivindicando encabezar ese gobierno de coalición desde un partido nuevo. "Hay que unir y reconstruir a España", ha aseverado, pidiendo al líder del PP que acepte formar un Ejecutivo "serio y riguroso", ya que ningún partido podrá gobernar en solitario. "Esto no va de ministerios, va de darse la mano y formar un Gobierno serio y de cambio", ha añadido, poniendo de ejemplo el acuerdo en Andalucía.

APUESTA POR LA SOCIEDAD CIVIL

Albert Rivera también ha aprovechado para explicar la apuesta de su formación por la gente de la sociedad civil y su incorporación a la vida política porque "sabe lo que es trabajar, cobrar o pagar un sueldo, pedir un crédito y pagarlo; esa es la gente que puede aportar su valía al desarrollo del país".

Del mismo modo, ha señalado que el proyecto de Ciudadanos se centra en las necesidades de la sociedad y por eso aborda la despoblación y el pacto educativo, en lugar de hablar de "los huesos de Franco y del aborto". Rivera propone hablar más "de innovación y de empleo". "Yo quiero mirar al futuro y unir, otros quieren mirar al pasado y dividir", ha criticado.

El candidato a la Presidencia ha alertado de que España está en una "encrucijada" y apela a la moderación y el consenso para "desbloquear" el país y ponerlo "en marcha" frente a los que quieren "liquidar España". "Quiero ser presidente para liderar la España en la que creo, no para ostentar el cargo", ha añadido.

Para ello, Cs defenderá una España "de ciudadanos libres e iguales" en lugar de una "España como nación de naciones, con privilegiados y agraviados", apostando por garantizar el uso del español en la educación y la función pública, así como la unidad de mercado en todo el país.

Contador