El Ayuntamiento de Pamplona distingue a cuatro centros educativos por sus proyectos de aprendizaje-servicio

Maider Beloki con docentes y alumnado de los centros premiados
AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA
Publicado 19/12/2018 13:21:08CET

PAMPLONA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Cinco proyectos de cuatro centros educativos de Pamplona han sido los ganadores del certamen de proyectos de aprendizaje-servicio en centros educativos y concertados de la ciudad que se han entregado este miércoles en un acto en el que han participado la concejala delegada de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Pamplona, Maider Beloki, y representantes de los centros escolares.

Uno de los proyectos premiados, realizado por dos alumnas de Primaria del Colegio Sagrado Corazón, busca diseñar, con ayuda del profesorado, una red de itinerarios seguros y sostenibles para los 1.300 alumnos y alumnas que todos los días acuden a su centro educativo, "para cambiar hábitos en los desplazamientos y trabajar así un entorno seguro y saludable".

Por su parte, alumnado del IES de FP Escuela de Educadores han ideado el proyecto 'Mi patio, mi barrio', con el que van a convertir el patio del Palacio de Ezpeleta en un espacio de juego abierto para la población infantil del Casco Antiguo, "que adolece de falta de espacios en al barrio para jugar".

En el Colegio Claret Larraona, los grupos de Infantil y Primaria buscan reducir el gasto de energía en casa, en el colegio y en el barrio. Los mayores de este mismo centro, alumnado de ESO y Bachiller se han propuesto acercar las instituciones y organizaciones de la sociedad a la juventud. Para ello, han entrevistado a representantes de 36 entidades y con sus conclusiones quieren llamar a la reflexión sobre "la importancia de fomentar la participación ciudadana y la convivencia".

Finalmente, el centro de FP María Inmaculada quiere ayudar a integrar a todas las personas en su barrio con el proyecto 'Tirando muros' para ofrecer talleres que cubran las necesidades de formación de las personas inmigrantes.

Al concurso se presentaron un total de siete proyectos. A la categoría de Educación infantil y Primaria concurrieron cuatro proyectos: 'Colecaminos', del Colegio Sagrado Corazón (ganador de la categoría); 'Con energía positiva', del Colegio Claret Larraona (segundo premio); 'Arropándonos', del CP Cardenal Ilundáin; y 'Diverpatio', de Educación Infantil del Colegio Sagrado Corazón. En la categoría de ESO-bachiller únicamente se presentó un proyecto, el correspondiente al alumnado de 4º de ESO y bachiller de Claret Larraona: 'Por una sociedad fuerte y cohesionada', que ha merecido un segundo premio en la categoría (el primero se ha declarado desierto). Y a la modalidad de proyectos de centros de Formación Profesional se presentaron dos proyectos: 'Mi patio, mi barrio', del IES de FP Escuela de Educadores (ganador de la categoría); y 'Tirando muros, haciendo barrio', del centro de FP María Inmaculada (segundo premio).

Se trata de la segunda edición de este certamen, con el que el Ayuntamiento busca impulsar en Pamplona este tipo de aprendizaje, "dado el alto valor que genera tanto para el conjunto de la ciudad como para los mismos escolares". Se trata de un programa en el que profesores y alumnos elaboran e implementan proyectos educativos que integran también un servicio a la comunidad para "visibilizar así en el conjunto de la ciudad su compromiso solidario y cívico", ha explicado en una nota el Consistorio.

La apuesta de Pamplona por este tipo de programas ha sido reconocida recientemente por la Red Estatal de Aprendizaje-Servicio (REDAPS), que ha elegido a Pamplona como sede del próximo Encuentro Estatal de esta red, que se celebrarán en 2019.

El aprendizaje-servicio o aprendizaje y servicio solidario es una metodología de trabajo didáctico que integra el servicio a la comunidad en la que se encuentra enraizado el centro educativo con el aprendizaje de contenidos curriculares, habilidades, competencias y valores por parte del alumnado. "Aúna así la intencionalidad pedagógica con la solidaria, haciendo al alumnado partícipe de su aprendizaje y responsable socialmente", ha resaltado el Ayuntamiento.

Esta propuesta educativa se desarrolla en un mismo y único proyecto, en el que los participantes motivados hacia determinada problemática que han conocido o detectado actúan sobre el entorno con intención de mejorarlo. "La interacción entre el aprendizaje curricular y el servicio a la comunidad intensifica los efectos de ambos. Por un lado, el aprendizaje mejora el servicio a la comunidad, que gana en calidad de vida y en equidad, y, por el otro, el servicio da sentido al aprendizaje, al permitir que se transfiera a la realidad en forma de acción", ha valorado.

Así, las experiencias de aprendizaje-servicio permiten a niños y niñas, adolescentes y jóvenes "aplicar sus saberes al servicio de las necesidades de su comunidad". Simultáneamente, esta acción solidaria en contextos reales "les permite aprender nuevos conocimientos y desarrollar saberes para la vida, el trabajo y la participación ciudadana". "Este tipo de experiencias permiten, en definitiva, realizar una contribución concreta y evaluable a la vida de una comunidad, y también mejorar la calidad e inclusividad de la oferta educativa formal y no formal", ha recalcado el Ayuntamiento de Pamplona.