Publicado 09/06/2020 8:00:26 +02:00CET

Fermín Bocos.- La Operación Paso del Estrecho

MADRID, 9 Jun. (OTR/PRESS) -

Todos los años a mediados de junio se iniciaba el tránsito por las carreteras españolas de miles de emigrantes marroquíes y argelinos que trabajan en Francia, Bélgica, Holanda y Alemania y volvían a sus países de origen a pasar unos días de vacaciones y visitando a sus familias. Hasta tres millones de personas. Tan colosal desplazamiento -que es de ida y vuelta- recorre España y se concentra en los puertos de Algeciras, Ceuta, Almería y Alicante. La canalización de todo ése flujo recibe el nombre de "Operación Paso del Estrecho".

Este año, la operación está en el aire en razón de los riesgos que entraña la pandemia del coronavirus. Es un asunto muy serio sobre el que la Junta de Andalucía se ha pronunciado pidiéndole al Gobierno de España que cancele la operación. El presidente andaluz Juan Manuel Moreno Bonilla aduce los riesgos potenciales "de ida y vuelta", vista la falta de información fiable acerca del impacto de la pandemia en los países del Magreb. En sentido contrario, el sindicato CC.OO. se muestra partidario de mantenerla.

Por boca del presidente Pedro Sánchez sabemos que el Gobierno no tiene tomada una decisión al respecto y parece que estaría a la espera de fijar una posición común con los países de origen y destino de esta diáspora estacional. Sobre todo con Francia, país por el que atraviesa el grueso de los vehículos que se dirigen hacia Marruecos o Argelia atravesando España. Dado que el virus sigue en el aire y hay comunidades-que serían de paso- como Cataluña o Madrid que todavía no han alcanzado la Fase 3 de desconfinamiento, es dudoso que dicho tránsito pudiera ser autorizado. No se puede descartar el riesgo de un repunte de los contagios visto que son viajes de ida y vuelta. Y que los emigrantes marroquíes o argelinos van a estar durante unos cuantos días en contacto con familiares y amigos en un ámbito en el que difícilmente podrá llevarse a cabo un control del imprescindible distanciamiento social y el resto de medidas de prevención que dictan las autoridades sanitarias.

Es lógico que el Gobierno trate de consensuar con Francia la decisión a tomar pero debería tener muy presente que como ha dicho el presidente de Andalucía, éste año "no se dan las condiciones ideales". Después de todas las restricciones que hemos tenido que soportar durante los últimos tres meses, sería una temeridad no medir el elevado riesgo de rebrote del coronavirus que entrañaría permitir la "Operación Paso del Estrecho".