Julia Navarro.- La obligación de debatir

Publicado 12/04/2019 8:01:00CET

MADRID(OTR/PRESS)

Cuando los políticos están en la oposición claman pidiendo debates electorales pero en cuanto llegan a la Moncloa empiezan a remolonear y si no pueden evitarlos buscan los formatos que más les favorezcan.

El ministro Ábalos ha dicho que habrá debates electorales pero todavía no ha despejado las dudas de cómo serán, es decir, de a qué debates está dispuesto a asistir Pedro Sánchez. Es más, incluso el ministro ha respondido a la pretensión de Pablo Casado de mantener un "mano a mano" con Pedro Sánchez, que lo primero que tiene que hacer la derecha es ponerse de acuerdo sobre quién la lidera. Un golpe bajo, en las mismísimas espinillas, pero nada sorprendente en una campaña electoral.

Sin duda, Pedro Sánchez debería de debatir con los dirigentes de los partidos que tienen representación parlamentaria y que se presentan como candidatos a presidir el Gobierno de España y esos partidos no son otros que el PP, Ciudadanos y Podemos. Desde luego, en principio, Vox no pintaría nada en ese debate porque no tiene representación parlamentaria.

Así que Pedro Sánchez debería de aceptar un debate con Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Qué menos.

Pero tampoco estaría de más que participara en otro debate solo con Pablo Casado.

Es verdad que las encuestas auguran un pésimo resultado al PP, y que todo indica que el voto de la derecha se va a fragmentar, pero hoy por hoy, el partido con que más escaños ha contado en la reciente legislatura es el PP, y atendiendo a lo sucedido en la moción de censura, lo evidente es que el PP se ha convertido también numéricamente en el principal partido de la oposición.

Porque las cosas son como son ahora, no como serán en el futuro, aunque en ese futuro, según auguran las encuestas, el papel del PP y del propio Pablo Casado ya no será tan relevante.

¿Puede Pedro Sánchez con Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias? Pues es lo que los ciudadanos queremos saber. Como también queremos saber que es lo que propone exactamente cada partido, y sobre todo ver si serán capaces o no de entenderse en el futuro inmediato.

De lo que sí estoy segura es que los ciudadanos tenemos derecho a que no se nos hurte ese debate a cuatro y que tampoco se nos debería de hurtar un debate a dos, incluso debates del candidato Sánchez individualmente con cada uno de los otros candidatos, es decir otro mano a mano Sánchez con Rivera, además de otro con Iglesias.

Un debate a cuatro es necesario pero también lo es ver cómo debaten los aspirantes individualmente con el que hoy tiene el título de campeón.

Veremos lo que nos depara el PSOE porque al fin y al cabo es este partido quién decidirá si habrá debates y cómo serán estos debates.

Contador

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

La "última" semana

por Francisco Muro de Iscar

Fernando Jáuregui

Rivera y la otra ribera

por Fernando Jáuregui

Victoria Lafora

Semana de pasión

por Victoria Lafora

Fermín Bocos

La ventaja de Sánchez

por Fermín Bocos