Publicado 29/10/2020 08:02CET

Rafael Torres.- Casado y la campaña de Navidad

MADRID, 29 Oct. (OTR/PRESS) -

Aún queda alguien, al parecer, que no se ha enterado de que al mundo, y a España con particular dramatismo e intensidad, le azota una brutal pandemia: Pablo Casado. Y como no se ha enterado, pone su mirada en la Navidad, concretamente en la "campaña de Navidad", esas tres o cuatro semanas de cuchipandas, comidas y cenas de empresa, reuniones familiares tumultuarias y mercados, tiendas y calles atestadas. No acepta, en consecuencia, los iniciales seis meses de estado de alarma propuestos por el Gobierno, ni los cuatro que éste ofrece en el regateo para contar con la adhesión del PP a la prórroga, pues no hay quien lo mueva de su propósito, cueste lo que cueste, caiga quien caiga, de salvar la "campaña de Navidad".

Se ve que el líder del PP no ha oído nunca el adagio según el cual "el hombre propone, y dios dispone", de modo que no puede extrapolarlo a las actuales circunstancias, en las que el hombre puede proponer lo que quiera, pero en las que el maldito virus es el que, en su progresión imparable y letal, dispone y determina que no se pueden hacer otros planes, ni navideño-económicos ni ningún otro, que no sean los de resistir, salvar cuantas vidas se pueda y bloquear su propagación para vencerle. Esa es la única campaña en la que, lamentablemente, estaremos embarcados en Navidad, y no todos, pues de aquí a entonces muchos se habrán quedado en el camino, en el curso de esta lucha desigual.

Casado habrá cambiado el tono de su relación con Vox, se habrá ido al centro como quien se va a comprar el pan, o habrá convencido a alguien de la sinceridad de su nueva actitud negociadora y dialogante, pero en lo que no ha cambiado es en su predilección de la economía sobre la salud, aunque posiblemente por lo apuntado al principio, porque no se ha enterado aún de que todos, también él, su partido y los intereses que defiende, somos juguetes de un virus del que nada sabemos salvo que se contagia con un suspiro y que asesina en masa.

No habrá "campaña de Navidad" porque no puede haberla, y si alguien con mando y ascendente social se empeña en que la haya, de nada habrán valido nuevamente los sacrificios del confinamiento, se juntará el Covid-19 con la gripe, reventarán las UCI, y esa cosa terrible de los triajes por el desbordamiento hospitalario, a quién se puede intentar salvar y a quién no, será práctica corriente. Lea los periódicos Casado, escuche los noticiarios, vea los gráficos de la pandemia, visite hospitales, y entérese de quién dispone y de lo que dispone para Navidad.

Lo más leído

  1. 1

    Las naves Voyager detectan nueva física única del medio interestelar

  2. 2

    Abascal comunica al Congreso un préstamo de 736.000 euros para comprar su nueva casa

  3. 3

    Isa Pantoja saca la cara por Asraf y justifica sus críticas a la familia Pantoja

  4. 4

    La cineasta Claudia Barral reflexiona sobre la influencia de las redes sociales en un curioso experimento de Pepsi MAX

  5. 5

    El Congreso aprueba por amplia mayoría los presupuestos del Gobierno de Sánchez e Iglesias