Publicado 07/10/2020 17:00CET

Científicos revelan soluciones urgentes para impulsar la eficacia de las áreas protegidas

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los científicos han llevado a cabo una nueva revisión global de las áreas protegidas y han descubierto que, para ser más efectivos, los esfuerzos de conservación basados en áreas deben estar mejor financiados, ser climáticamente inteligentes y ser administrados de manera equitativa.

La nueva investigación, publicada este miércoles en 'Nature', identifica las acciones necesarias de los gobiernos, entidades privadas y organizaciones de conservación para impulsar la efectividad de las Áreas Protegidas y otros esfuerzos de conservación basados en áreas para proteger la biodiversidad y brindar beneficios a las personas.

Esto se produce cuando los gobiernos nacionales de todo el mundo se comprometieron la semana pasada a proteger la naturaleza y la biodiversidad, incluso mediante la expansión de las áreas protegidas.

Esta investigación demuestra la necesidad de una mayor protección e identifica pasos cruciales a seguir para asegurar que las áreas protegidas sean efectivas. Con los cambios correctos inmediatos y a largo plazo, las áreas protegidas podrían ir mucho más lejos hacia el logro de sus objetivos de conservación y abordar la crisis mundial de la naturaleza.

El estudio revela algunos avances positivos, particularmente en el ámbito marino, desde 2010. Los datos más recientes muestran que actualmente hay más de 260.000 áreas protegidas designadas en todo el mundo.

Sin embargo, la investigación encuentra que las grandes deficiencias en la representación ecológica, la eficacia de la gestión y los resultados medibles de la biodiversidad disminuyen el papel potencial de la conservación basada en áreas para detener la pérdida de biodiversidad. Casi el 80% de las especies amenazadas conocidas y más de la mitad de todos los ecosistemas terrestres y marinos permanecen sin la protección adecuada.

Neville Ash, director del Centro de Monitoreo de la Conservación Mundial del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP-WCMC) explica que "la expansión de las áreas protegidas durante la próxima década será crucial para los resultados de conservación y asegurar los beneficios de la biodiversidad. Sin embargo, las áreas protegidas sin una gestión eficaz no se detendrán pérdida de biodiversidad o proporcionar otros beneficios", puntaliza.

"Esta investigación establece acciones claras para impulsar la efectividad de las áreas protegidas --añade--. Con el liderazgo y los recursos necesarios, las medidas de conservación basadas en áreas desempeñarán un papel crucial para abordar la crisis mundial de la naturaleza y brindar una futuro para las personas y la naturaleza".

Los autores identifican retos para garantizar que las medidas de conservación basadas en áreas sean más efectivas durante la próxima década.

Reducir el déficit de fondos para las medidas de conservación basadas en áreas debe convertirse en una prioridad inmediata para los gobiernos y el sector privado. Por ejemplo, el financiamiento global disponible para la protección de especies se ha reducido a más de la mitad en las últimas dos décadas, de aproximadamente 200 millones de dólares (170 millones de euros) al año en la década de 2000 a menos de 100 millones (85 millones de euros) en la década de 2010.

Las medidas de conservación basadas en áreas deben ser climáticamente inteligentes a través de esfuerzos de restauración y adaptación. Las proyecciones realizadas para este documento encontraron que las temperaturas en la parte más cálida del año aumentarán en promedio 2,9 ° C en tierras protegidas para 2050.

Debería movilizarse mejor el reconocimiento y el apoyo a la conservación de la naturaleza por parte de los pueblos indígenas, los grupos comunitarios y las entidades privadas, según los autores.

Además, impulsar áreas como los sitios nacionales sagrados, puede ayudar a mejorar la conectividad de los paisajes terrestres y marinos y hacer que los esfuerzos de conservación global sean más representativos ecológicamente. Su éxito depende de que los gobiernos y los actores de la conservación defiendan los derechos humanos y las salvaguardias sociales, particularmente en las áreas indígenas y comunitarias.

El doctor Sean Maxwell, autor principal del estudio, de la Universidad de Queensland, en Australia señala: "Sabemos que las áreas protegidas adecuadamente financiadas y administradas de manera equitativa son una de nuestras mejores herramientas para reducir las amenazas a la biodiversidad, sin embargo, el déficit financiero actual para las áreas la conservación probablemente excede la marca de los miles de millones de dólares, y hasta un 90% tiene una capacidad de personal en el lugar inadecuada o por debajo del nivel óptimo".

Por su parte, la doctoral Naomi Kingston, autora colaboradora y jefa de operaciones del PNUMA-WCMC, resalta que "las zonas protegidas son fundamentales para detener e invertir la pérdida de la biodiversidad. A fin de lograr la nueva ronda de ambiciosos objetivos de biodiversidad mundial prevista para el año próximo, las zonas designadas para la conservación de la naturaleza deben ser gestionadas y gobernadas de manera eficaz y equitativa --alerta--. Los gobiernos, el sector privado y las organizaciones de conservación tienen un papel que desempeñar".

La investigación sigue la reciente Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 5, en la que se constató que, si bien la meta de cobertura mundial acordada en 2010 para las proporciones de tierras y mares protegidos (17% y 10% respectivamente) para el plazo de 2020 se alcanzará si se cumplen los compromisos nacionales existentes, no se han cumplido los elementos de esta meta relativos a la calidad de las zonas protegidas.

El Informe del Planeta Vivo ha detectado que las poblaciones de mamíferos, aves, peces, anfibios y reptiles han experimentado una disminución promedio del 68% desde 1970.

Contador

Para leer más