Publicado 08/09/2020 19:11CET

El Congreso estrena la tramitación de la ley de cambio climático con la voz del CSIC: "El cambio climático mata"

Parque eólico Cuenca
Parque eólico Cuenca - ENDESA - Archivo

   MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Comisión para la Transición Ecológica y Reto Demográfico del Congreso de los Diputados ha estrenado este martes la tramitación del proyecto de ley de cambio climático y transición ecológica con la aportación de la ciencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a la que han seguido las intervenciones de representantes de la industria elecrointensiva, las empresas y de un consultor medioambiental.

   Durante el inicio de la Comisión, su presidente, el diputado de Unidas Podemos Juan López de Uralde ha celebrado el pistoletazo de salida de la tramitación de la norma porque es "el momento de pasar de las palabras a la acción", de dar "un paso adelante" y ha apelado a sus señorías a demostrar ante la sociedad que esta es "una verdadera emergencia".

   "Ha llegado el momento de ponerse en marcha, de ponerse manos a la obra y sacar adelante esta ley que establecerá la hoja de ruta contra el cambio climático. Espero que seamos capaces de poner el bien común por delante de cualquier otro interés. El reto es grande. Espero que seamos capaces de hacerlo", les ha dicho a los diputados de la comisión parlamentaria.

   Si bien, ha lamentado que las cosas van "demasiado despacio" frente a unos daños cada vez más visibles por lo que ha insistido en que no se puede esperar sino "acelerar" la lucha contra la emergencia climática en un mundo que cambia "rápidamente" y en el que las situaciones se acumulan una detrás de otra y después de "tantos" años en los que la acción "no ha sido suficiente".

   A continuación, ha sido la voz del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a través de su profesor Fernando Valladares quien ha abierto el turno de ponencias e intervenciones que conocerá la Comisión.

   Valladares ha asegurado que "no hay ciencia capaz de explicar lo que ha pasado en el último siglo sin incluir los gases de efecto invernadero" y que los efectos del cambio climático están "en mente de todos". "El cambio climático mata: en torno a un cuarto de millones de personas en todo el mundo por efectos directos del cambio climático, pero si incluimos todas las causas indirectas la cifra de muertes se eleva a varias decenas de millones de personas", ha afirmado.

   El experto ha insistido en que los efectos de la emergencia climática inciden en prácticamente todos los sectores y que sus efectos no han hecho más que empezar porque tiene una dinámica exponencial. "Es urgente tomar medidas porque cada vez ocurren más cosas en menos tiempo", ha reclamado, al tiempo que recuerda que más de 25.000 científicos unidos en una alianza internacional ya han emitido dos avisos de riesgo por la dinámica que lleva la Tierra.

   De hecho, ha añadido que la cuestión no solo preocupa a la ciencia sino que es "lo que más preocupa" a economistas y financieros que nada tienen que ver con el mundo del medio ambiente.

   Respecto a España ha advertido de que solo en la costa hay más de 200.000 personas en riesgo de exposición directa y que miles de europeos se ven ya hoy obligados a migrar por incendios o inundaciones, por lo que ha defendido la necesidad de trasladar tierra adentro a estas poblaciones y "desartificializar la costa" porque el modelo actual es ir contra corriente.

   De hecho, ha asegurado que la tramitación de la ley de cambio climático es "clave" para España al que ha definido como uno de los países que "más" está sintiendo el cambio climático, que tiene el mayor impacto agregado de Europa y cuya capacidad de adaptación es de las menores lo que da un resultado de país con "tremenda vulnerabilidad".

   "La pandemia del Covid-19 mata directamente, pero el cambio climático nadie lo ha visto", lamenta Valladares que insta a los diputados a actuar porque cuando sube el nivel del mar o hay un incendio, no importa quién esté gobernando.

   Respecto al proyecto normativo, ha manifestado que es "ambiciosa y compleja" aunque ha admitido que cuenta con muchos puntos de mejora en varios ámbitos. En todo caso, ha pedido a los diputados "valentía" para adoptar decisiones impopulares y generosidad para adaptarse porque "cambiar la trayectoria del planeta no es cosa de unos meses".

   A su juicio, la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica "ha venido a incomodar" pues conlleva regulaciones y cambios que afectan a todos a pesar de que "se queda corta", no es suficiente ni para evitar sobrepasar los 2 grados centígrados de incremento de temperaturas. En todo caso, ha defendido que la propuesta de ley de cambio climático y transición ecológica es mejor que un cambio climático sin ley a pesar de que ofrece "muchos flancos de mejora" que desde las "barricadas" científicas es fácil criticar pero es "tan mejorable como imprescindible".

   Asimismo, ha dicho que no cree que haya ningún modelo económico que funcione pero lo que está "claro" es la necesidad de huir del actual. "Cuando uno huye de un incendio da igual donde va, lo importante es alejarse de las llamas. Podemos dedicarnos a imponer a la naturaleza nuestros diseños o subordinarnos a ella y buscar las oportunidades que nos deja", concluye.

   "No hay nada más competitivo que un país que se adelanta a lo que va a pasar. Aunque lo verde está asociado a la izquierda ideológica, ¿qué hay más competitivo que un país avanzado que abre oportunidades?", ha reflexionado.

CONSENSO PARLAMENTARIO

   Por su parte los representantes de casi todos los grupos parlamentarios presentes --todos menos el grupo Mixto que no ha acudido-- han coincidido en la necesidad y urgencia de tramitar la ley de cambio climático aunque han expresado algunas diferencias en el cómo afrontar el camino en el objetivo común de alcanzar la neutralidad climática en 2050, sobre todo en cuestiones como movilidad, industrias, residuos o hidrocarburos y los ritmos para acometer el proceso de la transición ecológica.

   Además, han expresado que el momento de la actual pandemia del coronavirus y los fondos de reconstrucción pueden servir de base para acometer la transformación de la economía hacia un crecimiento verde y han manifestado su compromiso con la lucha contra la emergencia climática, aunque con diferentes ópticas.

   Sin embargo, discordante con el objetivo del proyecto normativo, los representantes de Vox en la Comisión no han "negado" pero sí "cuestionado los dogmas de esa fe" del cambio climático que no cree "irrefutable". Tras recordar que el grupo presentó una enmienda a la totalidad del proyecto de Ley, la diputada Mireia Borrás ha dicho que el calentamiento global no puede considerarse una perturbación del equilibrio natural porque nunca hubo tal equilibrio.

ELECTROINTENSIVOS PIDEN APROVECHAR LA OPORTUNIDAD

   Por su parte, la presidenta de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía, Teresa Rasero, ha pedido acabar con el diferencial de precio de la electricidad para el sector respecto a sus competidores europeos y ha solicitado al Congreso que la ley suponga una "oportunidad" para las empresas españolas de modo que la creación de riqueza se que en casa en vez de "en países lejanos donde los criterios ambientales no son tan rigurosos".

   Por su parte, el expresidente de Sacyr, Luis Fernando del Rivero, ha calificado de "irrelevante" el papel de España en la lucha contra el cambio climático porque sus emisiones suponen el 0,7 por ciento de las de todo el mundo, pero sí le parece muy importante la transición energética que debería basarse, en su opinión, en fuentes inagotables como la termosolar, la fotovoltaica, la hidráulica fluyente junto con la nuclear a la que ve como "imprescindible" mientras no se alcance la energía de fisión.

   Finalmente, el consultor de Transport & Environment Carlos Bravo ha expuesto lo que considera principales carencias del texto, ha desgranado también un conjunto de propuestas para el articulado de una norma a la que ha subrayado como "necesaria e indispensable".