El año hidrológico cerró con un 11% más de lluvias de lo normal y superávit excepto en las cuencas Júcar, Segura y Sur

El año hidrológico 2017-2018 ha sido húmedo
AEMET
Publicado 05/10/2018 14:05:06CET

   MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El año hidrológico que ha terminado el 30 de septiembre ha sido húmedo, con un 11 por ciento de lluvias por encima de lo normal, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que destaca que todas las cuencas excepto Júcar, Segura y Sur han registrado precipitaciones más allá de las normales.

   El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado a Europa Press que entre el 1 de octubre de 2017 y el 30 de septiembre de 2018 se ha acumulado una precipitación media de 711 litros por metro cuadrado, cuando lo normal son 648 litros por metro cuadrado y ha precisado que no se terminaba un año hidrológico con superávit desde el 2012-2013.

   Así, ha destacado que los dos primeros meses, octubre y noviembre, fueron muy secos y terminaron con casi un 60 por ciento de lluvias por debajo del valor normal, que después se compensaron con un invierno y, sobre todo, una primavera "extremadamente húmeda" que permitieron revertir la situación, de modo que a mediados de abril las precipitaciones superaban en un 16 por ciento los valore habituales. Posteriormente, ha añadido que con el verano este superávit fue decayendo y finalmente terminó con ese 11 por ciento.

   Por cuencas, Del Campo ha subrayado que en todas las cuencas hidrológicas ha llovido más de lo normal, excepto en las de Júcar, Segura y en la cuenca Sur, donde ha llovido en torno a un cinco por ciento menos de los valores normales.

   La AEMET destaca también que marzo resultó extremadamente húmedo y comenzó con una sucesión de borrascas y frentes acompañados de intensas precipitaciones que provocaron que en la primera quincena se había compensado ese déficit y se alcanzó un valor próximo al normal y que a fin de mes se superara ese valor en un 8 por ciento.

   En abril siguieron las precipitaciones hasta alcanzarse a mediados de abril una precipitación acumulada un 16 por ciento por encima del valor normal. Después, ese porcentaje bajó hasta el 9 por ciento a mediados de mayo, pero tras un junio muy húmedo y un julio húmedo, las precipitaciones volvían a estar en dichos meses entre el 14 por ciento y el 17 por ciento por encima del valor normal.

   El año hidrológico, sin embargo terminó con un septiembre seco en el conjunto de España.

   Por zonas, ha llovido más de lo normal en casi toda la Península, en Mallorca y Menorca, y algunas zonas del norte de Canarias. De hecho, llegan a alcanzar un 25 por ciento por encima del valor normal en la cornisa cantábrica, Pirineos, valle del Ebro, sistemas Béticos, algunas zonas del interior peninsular y este de Baleares.

   En el sureste de Jaén y en algunas áreas de la provincia de Granada se ha superado en un 75 por ciento el valor normal, al contrario que en la mitad oeste de Galicia, en el sureste de León y pequeñas áreas de las provincias de Valladolid y Burgos, gran parte de Extremadura, en Girona, en el levante peninsular desde Almería hasta Tarragona, así como en Ibiza, Formentera y el sur de Mallorca, donde no han llegado a los valores normales.

   Finalmente, por debajo del 75 por ciento de precipitaciones normales han terminado el año hidrológico en el sur de todas las islas Canarias salvo Lanzarote, en buena parte de Murcia y Almería, en zonas del el litoral de la Comunidad Valenciana y de Tarragona, y en puntos de Girona y de La Coruña.

Contador