Qué es la gota fría, dónde y cómo se produce y cómo actuar

Gota fría
EP / AEMET
Actualizado 19/10/2018 18:49:00 CET

MADRID, 18 Oct. (EDIZIONES)

Mira en tiempo real la evolución de la gota fría sobre España

El concepto de gota fría, conocido técnicamente como depresión aislada en niveles altos (DANA), es un fenómeno meteorológico que se produce cada año y se caracteriza por las condiciones climáticas adversas que provoca especialmente en la vertiente mediterránea de la península ibérica. Pero, ¿qué significa exactamente este término? ¿Cómo se produce? ¿Cuáles son los consejos a seguir para protegerse de este fenómeno?

¿QUÉ ES?

La AEMET prefiere utilizar el concepto depresión aislada en niveles altos que gota fría, ya que considera esta expresión como un "comodín" sin base científica que sirve para explicar solamente las situaciones meteorológicas que causan un impacto social (lluvias intensas, efectos desastrosos...). Por tanto, el organismo opta por utilizar DANA, ya que alude al proceso por el que origina el fenómeno, y no gota fría, que se se refiere solo a los fenómenos climáticos que puede ocasionar..

La definición literal de la AEMET para una DANA es "depresión cerrada en altura que se ha aislado y separado completamente de la circulación asociada al chorro, y que se mueve independientemente de tal flujo, llegando a veces, a ser estacionaria o incluso retrógrada". Es decir, es una masa de aire fría que se separa de otra más grande a gran altura, que desciende hasta chocar con aire más templado y que puede llegar a producir perturbaciones meteorológicas.

¿DÓNDE Y CUÁNDO SE PRODUCEN?

Este fenómeno se produce normalmente en la época otoñal y la zona de la península con más probabilidades de sufrir sus efectos es la mediterránea, ya que es ahí donde se produce el choque de aire polar que avanza sobre Europa Occidental con el aire cálido y húmedo del Mediterráneo.

Ejemplo de formación de una DANA desde que se desprende de su corriente en chorro hasta que aísla y se coloca sobre la península ibérica

¿CÓMO SE PRODUCE?

Una DANA, o gota fría, nace de las corrientes en chorro, que son masas de aire frío, fuertes y estrechas situadas entre la troposfera y la estratosfera (entre 10 y 50 km de altitud) que pueden llegar a discurrir a lo largo de miles de kilómetros y tener una anchura de varios cientos de kilómetros. Su movimiento habitual es oeste-este pero a veces un extremo de la corriente puede tomar una dirección norte-sur haciendo que la masa de aire se doble e incluso pueda llegar a romperse. Cuando esto ocurre, se crea una masa de aire independiente que sigue siendo fría pero que pasa estar completamente aislada y rodeada de aire templado. Es así como nace una DANA.

Tras esto, la masa de aire frío puede sobreponerse sobre otra de aire templado, dando como resultado fuertes lluvias, tormentas, viento o incluso granizo. Los efectos de la DANA sobre la superficie serán más intensos cuanto mayor sea la diferencia entre la temperatura de la masa de aire fría y la del mar, ya que si éste está templado se evaporará rápidamente y se condensará al llegar a la masa fría creando nubes de mayor tamaño y dando lugar a mayores precipitaciones.

Proceso de creación de una DANA. En colores azul/verde/amarillo se puede ver la corriente de chorro. Posteriormente su extremo se dobla y acaba formando una masa de aire independiente que se aproxima a masas de aire templado con las que choca y crea fenómenos climáticos adversos.

¿CUÁNTO DURAN?

No tiene una duración fija. El ciclo de vida de una DANA acaba cuando la masa de aire aislada vuelve a unirse a una corriente en chorro o cuando termina mezclándose con el aire templado hasta desaparecer. Sus efectos sobre la superficie tampoco tienen una duración fija, aunque lo normal es que duren menos de una semana, y lo recomendable es estar atento a los avisos que da la Agencia Estatal de Meteorología

CONSEJOS

Ante los diferentes fenómenos climáticos que puede crear una DANA, la AEMET ofrece los siguientes consejos:

Ante el riesgo de fuertes lluvias:

- Disminuir la velocidad mientras se conduce y no detenerse en zonas donde se pueda acumular el agua
- Si se va a hacer un viaje, mejor hacerlo por carreteras principales
- Evitar aparcar los vehículos en zonas inundables ya que puede dañarlos y arrastrarlos siendo un peligro para otros
- No atravesar zonas inundadas ni a pie ni con el vehículo ya que se desconoce qué puede haber bajo el agua
- En el campo, alejarse de ríos, torrentes y zonas bajas de las laderas y dirigirse a los puntos más altos
- Mantenerse informado en todo momento

Ante el riesgo de tormentas:

- En una zona urbana, mejor colocarse junto a los edificios y sí se está dentro de casa hay que evitar las corrientes de aire. Si se está conduciendo, el coche puede ser un buen refugio
- En campo abierto hay que evitar correr y permanecer en lugares elevados. Tampoco hay que refugiarse debajo de los árboles ni permanecer cerca de objetos metálicos y alambradas.

Ante vientos costeros:

- Alejarse de las playas y lugares bajos que puedan verse afectados por el oleaje, ya que adquiere una gran fuerza con la que puede arrastrar a una persona
- Evitar estacionar vehículos cerca de la costa para no verse afectados por el oleaje
- No ponerse en riesgo para sacar fotografías espectaculares del mar

Ante fuertes vientos:

- Asegurar puertas, ventanas y cualquier objeto que pueda caer a la vía pública.
- En la calle, alejarse de cornisas, árboles, muros, edificios en construcción y grúas.
- Si se va conduciendo, extremar la precaución especialmente a la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en vías de doble sentido. También hay que prestar atención a posibles obstáculos en la carretera.

Contador