El irakí Joseph Fadelle cuenta en 'El precio a pagar' cómo fue perseguido por convertirse del Islam al Cristianismo

Publicado 11/10/2013 19:27:52CET

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El irakí y ahora residente en Francia Joseph Fadelle cuenta en el libro 'El Precio a pagar' (Rialp) cómo fue perseguido y casi asesinado por su propia familia por convertirse del Islam al Cristianismo. Fadelle ha contado su testimonio este viernes en el marco del Ciclo de Cine y Encuentros que ha organizado la Delegación de Cultura del Arzobispado de Madrid con motivo de la beatificación este domingo de 522 mártires españoles del siglo XX en Tarragona.

En declaraciones a Europa Press, Fadelle ha indicado que, en su caso, la persecución comenzó tras el servicio militar donde conoció a un soldado cristiano y "encontró" a Dios. "Yo buscaba la verdad, tenía alguna duda. Seguramente no fue una casualidad sino una decisión de Dios", subraya.

Fadelle, entonces Mohamed, había nacido en una importante familia chiíta de Irak, pero la posición que tenía, según recuerda, no le servía de nada y a la vuelta del servicio militar no cesa su deseo de ser cristiano.

Pero ya antes de decidir bautizarse, su familia quería matarle porque, según ha explicado, se dictó una 'fatwa' contra él --pronunciamiento legal emitido por un especialista en ley religiosa-- que permitía acabar con su vida por haberse convertido del Islam al Cristianismo y que propició que sus propios hermanos le dispararan en plena calle.

Sin embargo, él no se rindió gracias también al apoyo de su mujer, también conversa y, después, a sus hijos, bautizados por la Iglesia, que a sus 15 y 21 años tienen "mucha fe" y no dudan en defender su religión en el colegio de Francia.

Para Fadelle, lo que hicieron los mártires que van a ser beatificados, perdonar a sus perseguidores, es algo "muy difícil" de aplicar en su caso pues estaba amenazado por su propia familia. Sin embargo, asegura que gracias a la oración y a los sacerdotes con los que se ha encontrado ha aprendido a perdonar.

Fadelle considera que, aunque ha tenido un precio que pagar por convertirse, tal y como indica el título del libro, su principal premio ha sido su "amor a Cristo, la fe cristiana". Además, en cualquier caso, cree que todos los cristianos con mucha fe "tienen que pagar un precio", es decir, que "sufren de una forma u otra".