El Sínodo de los Jóvenes plantea una reforma "de envergadura histórica" contra los abusos y más poder para la mujer

Publicado 27/10/2018 22:42:23CET

ROMA/MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El documento final de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos considera que los jóvenes pueden ofrecer una "ayuda preciosa" para llevar a cabo una "reforma de envergadura histórica" contra los abusos cometidos en el seno de la Iglesia.

Además, plantea la necesidad de hacer una reflexión sobre el papel de la mujer en la Iglesia. El texto ha sido aprobado por dos tercios del Aula, tiene tres partes, doce capítulos, 167 párrafos y 60 páginas en las que se aborda el tema de los "jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional". El documento ha sido entregado al Papa, que ha aprobado su publicación.

Así, se hace referencia a los diferentes tipos de abusos (de poder, económicos, de conciencia y sexuales) cometidos por algunos obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, que causan un sufrimiento a las víctimas que "puede durar toda la vida y que ningún arrepentimiento puede remediar".

Por ello, hace un llamamiento a "un firme compromiso a la adopción de rigurosas medidas de prevención que eviten su repetición, a comenzar desde la selección y la formación de aquellos a quienes se les confiarán tareas de responsabilidad y educación".

En este sentido, considera necesario erradicar aquellas formas -como la corrupción o el clericalismo- en las que se injertan estos tipos de abusos, contrarrestando también la "falta de responsabilidad y transparencia" con la que se han gestionado muchos casos.

Al mismo tiempo, el Sínodo expresa su gratitud a todos aquellos que "tienen el valor de denunciar inmediatamente el mal", porque ayudan a la Iglesia "a tomar conciencia de lo que ha ocurrido y de la necesidad de reaccionar con decisión". "La misericordia, de hecho, exige justicia", añade.

Por otro lado, el documento apunta que la ausencia de la voz femenina y la mirada empobrecen el debate y el camino de la Iglesia, sustrayendo del discernimiento una contribución preciosa. "El Sínodo recomienda hacer a todos más conscientes de la urgencia de un cambio inevitable, incluso a partir de una reflexión antropológica y teológica sobre la reciprocidad entre hombres y mujeres", dice a la vez que destaca la dificultad de que las mujeres estén presentes en lugares de toma de decisión dentro de la Iglesia.

El documento se detiene también en la afectividad y la sexualidad y señala que a menudo la moral sexual de la Iglesia se percibe como "un espacio de juicio y condena", mientras que los jóvenes buscan "una palabra clara, humana y empática" y "expresan un deseo explícito de confrontación sobre cuestiones relacionadas con la diferencia entre la identidad masculina y la femenina, la reciprocidad entre hombres y mujeres, la homosexualidad".

El Sínodo considera "reductivo definir la identidad de las personas a partir de su orientación sexual", al tiempo que recomienda "fomentar" los "caminos de acompañamiento en la fe, ya existentes en muchas comunidades cristianas", de "personas homosexuales".

El Sínodo recoge además los desafíos relacionados con las migraciones