Actualizado 13/03/2007 20:09 CET

La Comunidad de Madrid lanza un programa de prevención de adicción a las nuevas tecnologías para escolares

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid será la primera región española en disponer de un programa integral específico para la prevención de adicción a las nuevas tecnologías, según anunció hoy el director gerente de la Agencia Antidroga de Madrid, Manuel Molina, en la presentación de los resultados del programa "Avanzamos", probado durante el primer trimestre del presente curso escolar y cuya evaluación ha resultado positiva.

Molina destacó que el objetivo es "prevenir el posible desarrollo de adicciones a través de una toma de conciencia y el establecimiento de unas pautas de uso correcto" de los móviles, videojuegos, e internet. "No se debe, en ningún caso, culpar a las nuevas tecnologías, cuyo uso razonable puede ser enormemente positivo para los jóvenes", apostilló.

La Comunidad destinará 399.168 euros a la realización del programa "Avanzamos" de prevención de adicción a las nuevas tecnologías durante los cursos escolares 2007-2008 y 2008-2009. Durante este periodo participarán en el programa en torno a 18.000 escolares de 5º y 6º de Educación Primaria Obligatoria, de 10 a 12 años, así como sus padres. El programa se ofertará, junto con los programas escolares de prevención de las drogodependencias, a los centros escolares de la Comunidad de Madrid a partir de inicios del curso 2007-2008.

Fue objeto de un programa piloto experimental durante el primer trimestre del curso escolar 2006- 2007 en tres centros educativos de Madrid. En este pilotaje, desarrollado por la Fundación Gaudium, entidad dedicada al abordaje de las adicciones sin sustancia, participaron 225 alumnos de 11-12 años y sus padres.

Para evaluar los resultados del programa se realizaron sendas cuestionarios antes y después de la aplicación del programa para medir una serie de variables sobre la protección/vulnerabilidad ante el desarrollo de adicciones a las nuevas tecnologías. Asimismo se realizó una encuesta de valoración subjetiva para conocer el grado de satisfacción de los participantes. Para medir objetivamente los efectos del programa se incluyó a un grupo de control, que no realizó el programa, entre los encuestados.

Según las conclusiones, la aplicación del programa "Avanzamos" mejora significativamente los factores de protección de los escolares participantes ante el desarrollo de adicciones a las nuevas tecnologías. Las conclusiones de la evaluación indican que el desarrollo del programa ha facilitado que los alumnos se hayan observado asimismo con otros ojos, con respecto al uso que hacen de videojuegos, Internet y teléfono móvil; y han tomado conciencia de que había que cambiar.

Asimismo, se ha comprobado, durante la aplicación del programa, que algunos alumnos, por iniciativa propia y sin que mediaran sus padres, se han auto impuesto ciertas normas en el uso de las nuevas tecnologías, y las han mantenido.

Por su parte, los padres participantes en el programa "Avanzamos" incrementaron notablemente sus conocimientos sobre estas adicciones, así como sobre el riesgo que entraña el uso inadecuado de las nuevas tecnologías. De hecho, las conclusiones de la evaluación del programa indican que la intervención con los padres era necesaria por la carencia previa de conocimientos que los padres tenían sobre este campo.

Los padres participantes expresaron, a través de la encuesta de satisfacción, su deseo de que el programa tenga mayor duración. Por ese motivo, en su desarrollo a partir de ahora, el programa "Avanzamos" incrementará de 4 a 6 las horas lectivas para padres.

La principal fuente de información epidemiológica sobre usos inadecuados de las nuevas tecnologías en la Comunidad de Madrid es la Oficina del Defensor del Menor. Estudios realizados por esta institución en 2004 y 2005 indican que el 37% de los menores de edad manifiesta la necesidad de conectarse con frecuencia, el 38% desarrolla reacciones adversas al verse obligado a privarse del móvil y el 14% reconoce sentirse enganchado a algún videojuego, entre otros datos.