Actualizado 30/01/2023 16:41

No hay pruebas de que el vídeo de Carlos Ríos esté manipulado, pero no permite conocer la composición de un alimento

Archivo - El nutricionista Carlos Ríos.
Archivo - El nutricionista Carlos Ríos. - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 25 Ene. (Verificat/EUROPA PRESS) -

El 'influencer' Carlos Ríos, creador de la marca 'Realfooding' e impulsor del movimiento 'real food' en España, compartió el 19 de enero un vídeo por Instagram en el que analizaba un corte de salchicha en el microscopio. En las imágenes, aseguraba haber encontrado "una especie de pelo" dentro del producto. A raíz de la difusión del vídeo, una neurocientífica le acusó en un mensaje de Twitter de haber manipulado las imágenes porque con cortes tan gruesos "no puedes ver nada porque la luz no pasa a través del microscopio".

EL MENSAJE QUE ESTAMOS VERIFICANDO

Que una observación casera en el microscopio permite ver "una especie de pelo" en una salsicha comercial.

CONCLUSIÓN

Según detalla Verificat en su verificación, el microscopio usado por Ríos sí que permite realizar observaciones como las que ha compartido el 'influencer' por redes sociales. A su vez, no hay pruebas de que las imágenes que colgó en su cuenta estén manipuladas. Sin embargo, las observaciones de Ríos no son relevantes científicamente y no permiten concluir cuáles son los componentes de la salchicha: a la hora de hacer observaciones por el microscopio se deben seguir unos protocolos de preparación de las muestras que no se han cumplido, atendiendo a las imágenes.

JUSTIFICACIÓN

El vídeo de Carlos Ríos no constituye la primera vez que se usan imágenes de microscopio para sacar conclusiones erróneas sobre los componentes de alimentos o fármacos (como ejemplo, basta ver las verificaciones de Maldita o Snopes sobre vídeos virales que muestran comida al microscopio o esta de Verificat que desmiente que las vacunas del COVID-19 tengan presencia de componentes electrónicos en los preparados).

Para observar una muestra en el microscopio uno debe prepararla de manera adecuada, un proceso que incluye pasos como procesarla, teñirla, fijarla y cortarla con instrumental específico, según detalla la Universidad de las Islas Baleares en su web. El proceso no es igual para todos los alimentos, ya que no existe ningún método analítico universal: los pasos y el propio análisis de los resultados cambia en función de los parámetros y del producto que se quiera observar. En el vídeo, la pieza observada por Ríos no pasa por ningún proceso de preparación.

Además, a la hora de realizar una observación microscópica no sólo se trata de saber si lo que se observa es o no real, sino también si es representativo. Ricardo Granja, experto en microscopía doctorado en la Universidad de Alicante, ha explicado a Verificat que "haría falta que un laboratorio dotado de personal, equipamiento y protocolos de trabajo homologados y acreditados por alguna agencia pública", algo que, según concluye el experto, no se cumple en el caso del vídeo de Ríos.

De hecho, en las imágenes el 'influencer' realiza una observación única del corte de salchicha y afirma que contiene cuerpos extraños. Uno de los procedimientos básicos para asegurar la validez de una investigación es poder repetirla y alcanzar los mismos resultados (lo que se conoce como los principios de repetibilidad y reproducibilidad): para afirmar tal cosa, habría que repetir la observación con distintas salchichas para asegurar o refutar que todas las unidades contienen cuerpos extraños.

El vídeo es plausible. El modelo de microscopio utilizado por el 'influencer' contiene un sistema de doble iluminación, según la descripción del producto. Esto ofrece la posibilidad de realizar análisis alimenticios tanto de composición como de potencial contaminación, por ejemplo, por bacterias u hongos, ya que deja realizar observaciones tanto de superficies opacas --como el corte de la salchicha que muestra Ríos-- como de muestras transparentes o translúcidas.

Pero una cosa es que sea plausible y otra muy distinta que permita extraer las conclusiones a las que el 'influencer' llega. Pedro Luis Fernández, jefe de servicio de Anatomía Patológica en el Hospital Germans Trias i Pujol, ha explicado a Verificat que "el supuesto pelo no me parece tal, sino una estructura artificial", aunque "pudiera haber uno en un material comestible resultante de una manipulación industrial".

Gabriel Alfranca, investigador del Instituto de Nanociencia y Materiales de Aragón (INMA-CSIC) ha asegurado a Verificat que "a falta de más información, no es descabellado pensar que [Carlos Ríos] esté empleando los aumentos suficientes para verlo [el pelo] a ese tamaño y con ese equipo". Sin embargo, "no se puede saber si estaban en el interior de la salchicha [...] o son fruto de una contaminación por la forma en que se ha hecho la extracción de la muestra", ha apuntado Ricardo Granja. "Con el instrumento con el que se ha hecho la observación, con la falta de cuidado con que se ha obtenido la muestra, la falta de trazabilidad de la muestra en cuestión y la escasa confiabilidad del observador, no se puede afirmar que lo que se ve sea componente de la salchicha", ha añadido.

La razón de tantas dudas entre los expertos consultados por Verificat es que el vídeo de Carlos Ríos no permite identificar lo que hay dentro de una salchicha, tampoco garantizar que lo que observa el 'influencer' sea una, ni identificar --como sucede en el resto de vídeos que ha compartido analizando alimentos ultraprocesados-- ni caracterizar los componentes que aparecen en las imágenes: ni la muestra está preparada de manera correcta, ni se hace un análisis adecuado. Por lo tanto, las observaciones del 'influencer' no tienen relevancia científica.

FUENTES

Esta verificación se publicó originalmente en Verificat. Si os llegan mensajes que os parecen dudosos, podéis reenviárnoslos al 666 908 353 y el equipo de Verificat lo verificará.

Contador

Más información