Piden 11 años a un acusado de retener nueve días a su pareja atada a un sofá y darle palizas

Publicado 03/05/2015 11:28:46CET

ALMERÍA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía va a solicitar penas que suman once años de cárcel para un hombre de 67 años que presuntamente mantuvo retenida a su compañera sentimental, de la que tenía en vigor una orden de alejamiento, y a la que convenció para que fuese a su casa diciéndole que estaba "enfermo" y necesita "cuidado".

Durante el encierro "atada a un sofá", que se prolongó durante nueve días, la agredió supuestamente en al menos dos ocasiones y, en una de ellas, la cogió del cuello "lanzando contra él suelo", lo que le ocasionó la "pérdida de dos dientes" ya que se golpeó "contra la losa".

El escrito de acusación del Ministerio Público, al que tuvo acceso Europa Press, relata que A.P.J., con una orden de alejamiento por malos tratos en vigor, llamó por teléfono el 28 de febrero a su pareja, "convenciéndola de que fuera a su casa a cuidarlo porque se encontraba enfermo".

Ella accedió, y tras cinco días, se inició supuestamente una discusión entre ambos "a causa de la comida que le había preparado" y, en el transcurso de esta, el acusado, "con ánimo de quebranto físico", le habría comenzado a "lanzar puñetazos y patadas por todo el cuerpo, llegándola a coger por el cuello y tirarla por el suelo a la vez que le decía puta y borracha".

Tras este episodio, el fiscal señala que A.P.J. "cogió" a la víctima y "la ató con unas cuerdas al sofá, dejándola en esa situación hasta el 11 de marzo, cuando salió con ella a la calle a fin de que hablase con su abogado sobre el juicio que tenían por violencia de género".

Remarca que, durante "todos esos días", la mantuvo "vigilada" de manera "constante", sin salir del domicilio y "a fin de privarla de deambulación".

El Ministerio Público hace referencia a un segundo episodio de maltrato, concretamente el 5 de marzo, en el que A.P.J., al observar que ella "intentaba coger el teléfono móvil mientras que él descansaba", le propinó patadas y puñetazos "por todo el cuello" y "la lanzó contra el suelo, provocando que ella perdiera dos incisivos al golpearse contra la losa". A continuación, habría llamado a su familia "para que no la molestaran".

El fiscal califica los hechos como dos delitos de lesiones por lo que interesa un año y tres años de prisión, un delito de detención ilegal por el que solicita seis años de cárcel, y un cuarto de quebrantamiento de condena, por el que pide 12 meses de prisión. Además, interesa una indemnización de 3.836 euros y que no pueda acercase a la víctima a menos de 300 metros durante cuatro años.