Publicado 29/06/2021 18:56CET

Bravo sitúa entre 8.050 y 12.563 millones infrafinanciación de Andalucía por modelo de financiación en período 2009-19

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, este martes durante su comparecencia parlamentaria en comisión.
El consejero de Hacienda, Juan Bravo, este martes durante su comparecencia parlamentaria en comisión. - ALFREDO DE ANCA/PARLAMENTO DE ANDALUCÍA

SEVILLA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, ha cifrado este martes durante una comparecencia parlamentaria en comisión que la infrafinanciación de Andalucía por cuenta del modelo de financiación autonómica oscila entre los 8.050 millones y los 12.253 millones de euros desde el inicio de aquél en 2009 y calculado hasta 2019, para excluir la distorsión que han supuesto los ejercicios 2020 y el actual por cuenta del Covid .

Bravo ha explicado que la pérdida anual media de Andalucía ha sido de 800-900 millones, "8.050 millones menos como suma del período 2009-2019 respcto a lo que tenía que recibir".

El consejero de Hacienda, con el criterio de la población como reparto, ha sostenido que esa merma para Andalucía ha sido de 1.366 millones anuales, 12.563 millones en el total del periodo antes mencionado.

Bravo ha apelado a un informe de la Fundación Fedea para argumentar que Andalucía tendría que haber recibido 933 millones "para tener la misma financiciación que la media", 114 euros más por habitante.

En la reunión que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, mantuvo el 17 de junio con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó que el déficit acumulado del Estado con Andalucía era de 10.835 millones, cantidad resultante de los 9.651 millones que desde 2009 Andalucía ha dejado de percibir del modelo de financiación autonómica y los 1.200 millones restantes de fondos Covid sin reparto equitativo, según los argumentos del Gobierno andaluz.

Bravo, que ha contextualizado el nacimiento del modelo de financiación de 2009 para presentar como un pacto bilateral de PSOE y ERC con el apoyo del 55% de las Cortes Generales, ha sostenido que trajó "un problema técnico que genera otro político", que ha explicado al indicar que el técnico era "la infrafinanciación" mientras que el político era "la política territorial y de cohesión, el sentimiento de agravio".

Tras indicar que el diagnóstico del modelo de financiación es que "es lesivo para los intereses andaluces, valencianos y murcianos", Bravo ha entrado a desmenuzar otro agravio de Andalucía en relación con el reparto de los fondos Covid al indicar que la Comunidad ha percibido 2.199 millones, el 13,7% de un total de 16.000 millones, por lo que ha reclamado 2.862 millones empleando el 17,7% de la población de España como criterio de reparto. "Hemos perdido 663 millones", ha aseverado.

El consejero de Hacienda ha señalado que Andalucía desconoce cuánto dinero le corresponde del 1,1% del déficit que se ha reservado para sí el Estado del déficit de 2021, 13.486 millones de euros. "Ha pasado medio año y no sabemos lo que nos corresponde", ha apuntado.

"Tenemos que tener certeza en 2022", ha indicado Bravo para la elaboración de las cuentas del próximo ejercicio tras advertir de la existencia de liquidaciones negativas de los ejercicios 2020 y 2021 por recibir unas entregas a cuenta superiores a los ingresos reales de las comunidades autónomas, al tiempo que ha recordado que Andalucía soporta 6.113 millones de euro de liquidaciones negativas de ejercicios anteriores.

PSOE PIDE A JUNTA QUE SUME A CASADO A RECLAMACIÓN NUEVO MODELO

El portavoz del PSOE en la Comisión de Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano, ha reclamado a Juan Bravo que implique al presidente de su partido, Pablo Casado, en la batalla de la reforma del modelo de financiación al argumentar que "el acuerdo será más fácil si suman los dos grandes partidos", al tiempo que ha asegurado que "Mariano Rajoy tuvo mayoría absoluta y no revisó el sistema".

Arellano, quien ha afirmado que "la estrategia de deslealtad fiscal tiene como grupos beneficiados a las rentas más altas, a los patrimonios más grandes", se ha cuestionado la tesis del Gobierno andaluz con datos como que la rebaja fiscal de 2019 propició que hubiera 126.000 declarantes más y un aumento de 600 millones de la recaudación para indicar que el saldo de asalariados de Andalucía era que "casi 8.000 se fueron más que se vinieron", mientras que ha recordado que en 2019 fueron 50.000 los contribuyentes que perdió Andalucía.

"Tururu a la teoría del infierno fiscal", ha afirmado Arellano.

El diputado del PP, Pablo Venzal, ha defendido la reforma fiscal del Gobierno andaluz para sostener que "nos ponemos en la media de España" y que "antes había infierno fiscal", mientras que ha apuntado que "todo lo que viene del Estado es de fondos europeos y de endeudamiento".

"Este Gobierno está cumpliendo las tres reglas, tiene una política fiscal moderna y presupuestaria rigurosa", ha afirmado Venzal, quien ha aseverado que "la señora Montero llegó al Ministerio y se olvidó de las comunidades infrafinanciadas, empezando por la andaluza".

El parlamentario de CS, Carlos Hernández White, ha defendido que el Gobierno "no tiene interés en convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera y en solucionar el problema de la financiación igual para todas las comunidades", mientras que se ha preguntado "por qué un andaluz tiene que percibir menos que el habitante de otra Comunidad".

"No hay quién lo entienda", ha afirmado el parlamentario de Cs, quien ha considerado que "la infrafinanciación es una denuncia unánime", para recordar que "la ministra Montero se desgañitaba aquí, pero luego no lo hace". "Ya está bien de tratar a Andalucía como se le trata", ha apostillado.

El diputado de Adelante Andalucía, Guzmán Ahumada, ha sido el primero en reprocharle a Bravo que "el interés por el cambio de modelo de financiacion no se lo he escuchado a Casado como política de Estado", al tiempo que ha reivindicado reconocer el trabajo del Gobierno con la financiación de las comunidades durante la crisis del Covid para apuntar que "no estaría mal empezar a decir que ante una de las mayores crisis el Gobierno haya actuado poniendo recursos encima de la mesa", así como que ha blandido "las entregas a cuenta a pulmón a las autonomías ante la caída brutal de los ingresos".

La parlamentaria de Vox, Ana Gil, ha subrayado que Andalucía, hasta la llegada del nuevo Gobierno andaluz, era "una comunidad confiscatoria con los andaluces asfixiados a impuestos", por lo que ha reclamado la contribución de Vox como "instrumento al servicio de Andalucía y de España" y ha clamado contra "un gasto público desorbitado" y "el subsidio como ingeniería clientelar".

"Es una vergüenza que Andalucía ha recibido durante décadas transferencia de rentas de España y Europa y esté a la cola de todo", ha afirmado Gil, quien ha expresado su estupor por "los 100.000 millones recibidos y que no seamos motores económicos de España", y ha reclamado que "los andaluces paguen los impuestos necesarios para pagar los servicios óptimos", mientras que ha esgrimido que "Madrid recauda un 60% más que la media de España con menos impuestos".

Contador