Ceacop y Asica advierten de "los problemas" de la Ley de Contratos del Sector Público tras ochos meses en vigor

Publicado 13/11/2018 16:50:07CET

SEVILLA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Ingenieros Consultores de Andalucía (Asica) y el Círculo de Empresas Andaluzas de la Construcción, Consultoría y Obra Pública (Ceacop) han advertido este martes de "la avalancha" de licitaciones (229 contratos) que se produjo una vez que entró en vigor la Ley de Contratos del Sector Público en marzo de este año que "perjudicó" a las empresas al ver "limitada su capacidad de respuesta".

En una nota, Ceacop y Asica han señalado que si las actuaciones se hubiesen licitado "en tiempos espaciados", las empresas hubieran podido presentar sus ofertas "a un mayor número de contratos, con la consiguiente mayor probabilidad de optar a Estos".

Otro de los aspectos más destacables de la esta ley es que, a pesar de que se establece que la adjudicación de las ofertas, debe responder a una mejor relación calidad-precio, con objeto de evitar contratos irrealizables por precio; no obstante, "muchas licitaciones siguen siendo el precio el único factor determinante en la adjudicación".

Las patronales han resaltado que "en muchos casos no está bien definida la baja temeraria, como es el caso de las licitaciones de AENA. Este organismo sigue adjudicando al precio más bajo a través de las subastas electrócnicas sin límites".

De esta manera, han insistido en que la nueva normativa no ha mejorado el panorama de la contratación pública. "Esta nueva ley no ha cambiado en lo sustancial gran cosa, ya que se sigue optando en la mayoría de los casos por una subasta encubierta y además sin atajar las grandes bajas a las que nos vemos obligados las empresas a licitar, porque no se está aplicando de forma totalmente correcta por parte de los órganos de contratación", ha subrayado.

Por otro lado, han señalado que la nueva ley ha introducido en los contratos públicos consideraciones de tipo social, medioambiental y de innovación y desarrollo, que deben estar "supeditadas" a que se relacione con el objeto del contrato a celebrar. "Pero a menudo no lo están, y suponen un lastre para la empresa que tiene que ejecutar el contrato, cargándoles con unos gastos que no les corresponden", han advertido.

Además, deben "lidiar" con la dificultad que existe para la presentación de las ofertas de modo electrónico como establece la norma. Según han explicado, existe "una desorganización generalizada en muchas administraciones que impiden entregar las ofertas electrónicamente".

La otra gran batalla de las empresas de construcción e ingeniería es la competencia desleal a la que se enfrentan con las empresas públicas. En la nueva normativa se recoge la limitación de encargos a los empresas y agencias públicas, pero esta situación sigue "sin resolverse".

Por último, Asica y Ceacop se han ofrecido a colaborar con la Administración para confeccionar los pliegos de concursos públicos. "La ley necesita aún más tiempo para que todos aprendamos, y si este camino lo emprendemos conjuntamente será más productivo", ha subrayado.