El director del Centra advierte de la falta de contraste en las redes: "Fomentan la imposición de ideas propias"

De izquierda a derecha, la profesora de la UPO Marta Vélez Rodríguez, el director de la Fundación Centro de Estudios Andaluces, Tristán Pertíñez Blasco, y el profesor de la UPO, José Manuel Trujillo Cerezo, en los cursos de verano de la UPO en Carmona
De izquierda a derecha, la profesora de la UPO Marta Vélez Rodríguez, el director de la Fundación Centro de Estudios Andaluces, Tristán Pertíñez Blasco, y el profesor de la UPO, José Manuel Trujillo Cerezo, en los cursos de verano de la UPO en Carmona - UPO
Publicado: lunes, 24 junio 2024 15:01

CARMONA (SEVILLA), 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director de la Fundación Centro de Estudios Andaluces (Centra), Tristán Pertíñez Blasco, ha advertido de que las redes sociales "fomentan el relacionarse sólo con los que piensan igual que uno" y que, en este ámbito, "lo importante no es contrastar ideas, sino imponerlas y reforzar las propias", al tiempo que ha alertado de "la desconfianza por parte de la población hacia el tratamiento sobre información política en los medios de comunicación".

Así lo ha explicado este lunes en la ponencia 'La aportación de la investigación socio-política en la comprensión de la polarización' enmarcada dentro del curso de verano 'Comunicación política: estrategias para un contexto de polarización. 3ª edición', que ha comenzado en la sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona (Sevilla) y está dirigido por los profesores de la UPO Marta Vélez Rodríguez y José Manuel Trujillo Cerezo.

Pertíñez Blasco ha señalado también que las diferencias fundamentales entre los conceptos de polarización y radicalización son "el grado de extremismo, el comportamiento político, los objetivos que persigue cada una de ellas y los efectos que suponen". Ha detallado que, por un lado, la polarización está más ligada a un "enfrentamiento ideológico", es más "moderada" y sus consecuencias son "la fragmentación política, el aumento de conflictos a nivel social o la dificultad de gobernabilidad en un país", entre otras, mientras que la radicalización conlleva medidas "más extremas y poco convencionales que, a veces, pueden incluir la violencia", y acarrea "ideologías extremistas, el rechazo al compromiso para buscar soluciones intermedias o la justificación de dicha violencia para llegar a sus fines políticos".

Ha puesto de ejemplo países de Europa en los que se dan estos fenómenos políticos, aclarando que "no solo ocurren en Europa, sino que estas situaciones son ya contextos globales", siendo España, Italia o Francia "países polarizados", y Alemania, Suecia y Hungría, "países radicalizados" políticamente, según los diligentes que gobiernen actualmente. No obstante, aunque es los países mencionados solo se da un tipo de concepto, ha matizado que "no son excluyentes el uno del otro", ya que, "en países como Polonia, se dan ambos a la vez".

Sobre las herramientas que se emplean para medir el grado de polarización o radicalización de un país, ha explicado que "lo más común es realizar encuestas a la población que incluyen preguntas sobre la percepción que tienen sobre este tema, el uso de la violencia en la política o el papel de los medios de comunicación" y que "la mayoría de entidades que las realizan son privadas con apoyo institucional".

Sin embargo, ha recalcado que "no es lo mismo estudiar la polarización política desde un organismo público que desde uno privado, ya que estos últimos, al final, tienen ciertos intereses" y ha añadido que el Centra es "una fundación pública que se encarga de recoger datos, tanto cualitativos como cuantitativos, a través de distintos canales y de ponerlos a disposición de la sociedad y las distintas organizaciones".

Por último, ha detallado que, en el caso concreto de España, la medida más utilizada para recopilar la opinión de la población sobre los efectos de la polarización es la escala ideológica, pero este método "puede tener varias críticas" como, por ejemplo, que se sigan utilizando las expresiones "izquierda y derecha", ya que son conceptos "con los que muchos ciudadanos no se sienten representados ni se identifican como antes", o que la escala se sitúe del uno al diez. "La mayoría de la gente acaba posicionándose en un cinco pensando que es de centro al estar en la mitad, cuando en realidad es centro izquierda, una tendencia que, en los últimos años se ha desarrollado en Andalucía", ha concluido.

Contador