Publicado 28/06/2021 12:56CET

La excavación en la Cisterna de La Calderona de Porcuna (Jaén) descubre una calle romana y casas en "excepcional" estado

Las casas romanas de la Calderona con el cerro de Los Alcores al fondo.
Las casas romanas de la Calderona con el cerro de Los Alcores al fondo. - ARQVIPO

PORCUNA (JAÉN), 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los primera excavación arqueológica enmarcada en el proyecto de restauración, consolidación y puesta en valor de la cisterna romana de La Calderona, en Porcuna (Jaén), ha sido "pródiga en resultados". Entre otras cosas, ha permitido sacar a la luz una calle romana desde la que se organizaban los espacios domésticos de varias casas, cuyos restos, además, presentan "una excepcional potencia conservada, con muros de más de tres metros de alzado".

Fue el pasado marzo cuando comenzó la intervención en esta infraestructura "única" levantada en la ciudad romana de Obulco con una inversión global superior los 1,7 millones de euros. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, con cargo al programa del 1,5% Cultural, aporta el 70 por ciento, mientras que el Ayuntamiento de Porcuna asume el 18 por ciento y la Diputación, el doce por ciento restante.

Se trata de un monumento "excepcional y singular" que "es, a día de hoy, el edificio mejor conservado de la gigantesca ciudad de Obulco, como se recoge en su declaración como BIC Zona Arqueológica", según ha explicado a Europa Press desde Arqvipo (Grupo de Arqueólogos e Investigadores de la Historia de Porcuna).

Este equipo es el encargado de coordinar los trabajos con los que se ha iniciado el proyecto y que han sido ejecutados por la empresa Tragsa: la excavación arqueológica de las áreas que ocuparán el edificio de recepción y el túnel a través del cual los visitantes podrán acceder a la cisterna, bajo el actual Camino de San Marcos.

"La excavación arqueológica, como viene siendo costumbre en las múltiples intervenciones de Porcuna, ha sido pródiga en resultados, destacando sus restos tanto en calidad y monumentalidad y como en cantidad y densidad", han afirmado desde Arqvipo, no sin añadir que supone un nuevo "motivo de orgullo" para el municipio, que guarda "el legado de uno de los mejores yacimientos arqueológicos de Europa".

En concreto, ha señalado como principales resultados "la aparición de una calle romana a partir de la cual se organizan los espacios domésticos de varias casas con una dilatada trayectoria de fases de ocupación y reforma, desde la tardía República Romana hasta la llegada de los musulmanes a principios del siglo VIII". Además, "los restos de las casas tienen una excepcional potencia conservada, con algunos muros de más de tres metros de alzado".

Igualmente, también ha sido posible documentar exhaustivamente los restos del antiguo túnel que realizaron los zapadores en la Guerra de España de 1936 para utilizar la Cisterna de La Calderona como refugio antiaéreo del barrio.

Al respecto, el alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, ha valorado la "enorme calidad" de las estructuras emergentes halladas, que formarán parte del propio proyecto. "Los inmuebles, entre los que hay también un horno de pan o un atrio muy completo, y diversas piezas romanas que están apareciendo, como columnas, tejas de cerámica o ánforas, quedarán integradas en el habitáculo donde comenzará la visita", ha apuntado a Europa Press.

Una vez ejecutada la excavación arqueológica en lo que será esta zona de recepción y entrada, se iniciará una actuación arquitectónica para habilitar el túnel que permita el acceso subterráneo a la cisterna propiamente dicha. "En ella se llevará a cabo, igualmente, una excavación arqueológica y los trabajos necesarios para que sea visitable", ha precisado.

Esta infraestructura fue uno de los principales depósitos de almacenamiento de agua urbano de la ciudad romana de Obulco, que se ha conservado en uso hasta el presente bajo las casas de la calle Padilla de la actual Porcuna. Declarada Bien de Interés Cultural (BIC), está constituida por una galería de acceso o corredor y la cámara principal cubierta con grandes losas de piedras sustentadas por enormes pilares de bloques ciclópeos de piedra de la propia localidad.

EL PROYECTO

El proyecto arquitectónico está dirigido por Pablo Millán y el proyecto arqueológico ha sido redactado por Pablo Casado, del referido grupo Arqvipo. Partiendo de la conveniencia de acceder al aljibe una vez se ha conocido el contexto de Obulco, se contará con un centro de recepción de visitantes de unos 500 metros cuadrados. Pasando por diferentes espacios, permitirá un recorrido para comprender la lógica del agua en la antigua ciudad y los diferentes sectores del enorme yacimiento desde una privilegiada vista del territorio.

Para ello, se recorrerá un balcón o mirador desde el que se verá el paisaje patrimonial del entorno y se proyectará un audiovisual que mostrará "el original abastecimiento y aprovechamiento del agua en el municipio romano de Obulco" y su perduración en muchos casos y formas hasta la actualidad.

Después, llegará el momento de descender a la cota de acceso a la cisterna. La entrada del visitante a la cámara constituye uno de los objetivos principales de esta intervención, que presenta la complejidad de ser en niveles subterráneos bajo construcciones actualmente en uso. El acceso de los visitantes será aforado y controlado con el objetivo de garantizar la óptima conservación de este espacio del siglo I a.C.

La urbe de Obulco a la que dio servicio, denominada Municipium Pontificensis Obulconensis por el apoyo a Julio César en la Guerra Civil Romana y tras la victoria de la Batalla de Munda, "es la más extensa de Hispania en el cambio de era a comienzos del Imperio", con alrededor de 100 hectáreas amuralladas.

PLAN PATRIMONIAL AMBICIOSO

Los trabajos en la Cisterna de la Calderona están integrados en el "ambicioso" plan de arqueología y recuperación del patrimonio histórico que el Ayuntamiento de Porcuna viene desarrollando desde hace más de una década. Una "contundente apuesta" que beneficia la generación de empleo y el desarrollo de sectores emergentes de la economía local

Ejemplos de esa investigación y restauración son las Carnicerías Municipales, actual Archivo Histórico y Oficina de Turismo; las Galerías del Pósito de Carlos IV (sede del Ayuntamiento) con futuras salas del Museo Arqueológico Municipal o la fachada sudoccidental del Anfiteatro Romano de Obulco o la iglesia de Santa Ana, aún en curso.

Una labor que continuará con el proyecto de excavación del citado anfiteatro y otros previstos en enclaves como las casas romanas del Sector San Benito de Obulco, el Priorato de San Benito, las murallas prehistóricas de Los Alcores o la necrópolis del Cerrillo Blanco.

"Pese a la dilatada trayectoria y la gran entidad de los proyectos que se están acometiendo, los trabajos son incipientes y no dejan de ser modestos en relación al colosal patrimonio porcunense", han comentado desde Arqvipo. Han agregado, en todo caso, que "amplifican los ya de por sí grandes valores y la imagen cultural de Porcuna a todos los niveles" y la posicionan entre "los principales lugares de interés turístico".