La suelta de 20 cernícalos primillas abre la mayor campaña anual a favor de un ave urbana española

Publicado 02/06/2015 19:42:26CET
Cernícalos primillas
EUROPA PRESS/'GREFA'

CÓRDOBA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La campaña anual de reintroducción de cernícalo primilla (Falco naumanni), que coordina la asociación naturalista 'Grefa' con la colaboración de varias ONG, organismos y empresas en numerosos pueblos y ciudades españolas, ha comenzado este martes con la suelta de 20 cernícalos primillas en la ciudad de Córdoba.

Según detalla la asociación, los cernícalos primillas reintroducidos son pollos nacidos hace pocos días en el centro de cría en cautividad de especies amenazadas de 'Grefa', con sede en Majadahonda (Madrid). Estas 20 aves han sido alojadas temporalmente, hasta su liberación definitiva, en un recinto de aclimatación --llamado 'hacking' por los especialistas--, situado en la azotea de la Casa de la Juventud del Ayuntamiento de Córdoba, para darles tiempo a que aprendan a volar y se habitúen al territorio urbano donde vivirán a partir de ahora.

El cernícalo primilla es un pequeño y bello halcón que aprovecha las abundantes oquedades de iglesias y otros edificios históricos, antiguos o en ruinas para instalar sus colonias de cría. Su traslado y reintroducción en Córdoba ha sido posible gracias al apoyo de los voluntarios del grupo local en Andalucía de 'Grefa'.

Esta ciudad, con una población de unas 30 parejas reproductoras de cernícalo primilla, repartidas en varios edificios históricos y monumentales, es uno de los destinos de los 300 pollos de esta especie que 'Grefa' cría cada año en sus instalaciones, para reintroducirlos después en varias comunidades autónomas.

"Se trata del mayor operativo anual en favor de un ave urbana que se lleva a cabo en el país, con el fin de incrementar los núcleos reproductores de una especie tan emblemática de los pueblos y ciudades", según indica el presidente de 'Grefa', Ernesto Álvarez.

MÁS DE MEDIO MILLAR DE NIDALES INSTALADOS

La cría en cautividad y la reintroducción son la parte más llamativa de los trabajos anuales que despliega 'Grefa' para recuperar la población española de cernícalo primilla, pero no los únicos. Para solucionar la falta de huecos adecuados para nidificar, esta asociación interviene en sus colonias de cría y para ello aprovecha la ausencia temporal de esta pequeña rapaz migradora que, concluida su temporada de reproducción en la Península Ibérica, se desplaza cada año a sus cuarteles de invernada africanos.

De esta manera, entre finales del verano de 2014 y principios de la primavera de 2015, 'Grefa' ha instalado más de medio millar de nidales para el cernícalo primilla, la mayoría de ellos en las azoteas y niveles superiores de los grandes silos agrícolas que aún se mantienen en pie, aunque la mayoría en desuso, en muchos puntos de España.

"En los últimos meses hemos colocado nidales para crear colonias de cernícalo primilla o reforzar las ya existentes en más de veinte de estos silos, repartidos por Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía y Comunidad de Madrid, que se han revelado como emplazamientos de lo más adecuados para la cría de esta especie", explica Álvarez.

De los nidales colocados estos meses atrás, un total de 155 han tenido como destino cuatro silos de Extremadura, dos en Trujillo (Cáceres) y los otros dos en Campo Lugar (Cáceres) y Guareña (Badajoz), en un operativo realizado junto con el Gobierno de Extremadura.

La colaboración del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en su condición de propietario de algunos de estos silos, ha sido fundamental para dicha acción, que se ha llevado a cabo gracias a la dedicación y eficacia de un pequeño equipo de miembros y voluntarios de 'Grefa'.

"Todo este despliegue de medidas que hacemos, sin parangón en España en lo que se refiere a los esfuerzos por conservar un ave urbana, necesitaría de un mayor apoyo por parte de las administraciones, tanto para conservar las colonias de cría en los pueblos y ciudades, como para proteger las cada vez más escasas y desnaturalizadas zonas agrícolas donde el cernícalo primilla caza los grandes invertebrados de los que se alimenta", apunta Álvarez, quien propone el lanzamiento de un gran plan de recuperación para las poblaciones urbanas de la especie.