Susana Díaz achaca la campaña de NNGG al "nivel de desesperación" del PP, instalado en una política "canalla"

La secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta, Susana Díaz
EUROPA PRESS (ARCHIVO)
Publicado 11/11/2018 0:03:08CET

SEVILLA, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha achacado este sábado la polémica campaña de Nuevas Generaciones (NNGG) en la que se califica tanto a ella como a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, de "ratas", al "nivel de desesperación" que existe en el PP-A de cara a las elecciones autonómicas del 2 de diciembre, lo que le lleva a una política "canalla".

En una entrevista con laSexta Noche recogida por Europa Press, Susana Díaz ha indicado que cuando se recurre al insulto, es que no se tienen argumentos ni un proyecto político para Andalucía. "En las filas del PP andaluz hay un nivel de desesperación alto que lo que está provocando es una campaña de insultos, en negativo, ceniza y triste, llegando a ese encanallamiento de llamar rata a tu adversario político, a un presidente de la Junta".

En este contexto ha enmarcado también el hecho de que el Grupo Popular la citara el jueves en la comisión de financiación de los partidos políticos del Senado: Era como "el primer acto electoral" del PP en apoyo al PP andaluz con motivo de los comicios andaluces del 2 de diciembre. Eso, a su juicio, es fruto de la "desesperación y de la falta de expectativas y de proyecto" que ese partido tiene para Andalucía.

Ha indicado que terminó su comparecencia en el Senado, que tuvo una duración de unas seis horas, sin que el PP haya sido capaz de "decir una sola causa que esté abierta en un tribunal que investigue una financiación ilegal del PSOE de Andalucía". "En cinco años no han encontrado ni una mancha en mi Gobierno", según ha insistido la presidenta de la Junta.

Sobre el caso de los ERE, Susana Díaz ha indicado que es evidente que fallaron los controles y por eso algunos se pudieron aprovechar, y ha querido dejar claro que su Ejecutivo ha puesto "más controles". A su juicio, el PP-A, que la ha intentado relacionar con este caso, está instalado en esa "política canalla de violentar todo, instituciones como el Senado".

Susana Díaz ha señalado que el 2 de diciembre aspira a tener una mayoría amplia que le permita formar gobierno, cumplir sus compromisos, crear empleo y recuperar derechos. Ha indicado que lo que está percibiendo, como el conjunto de los ciudadanos, es que enfrente tiene a partidos anclados en el "no, en el bloqueo, en la ingobernabilidad y en la inestabilidad".

"Mi opción son los andaluces y Andalucía, sellar esa alianza con los andaluces, sabiendo que al haber más actores políticos hay que tener más capacidad de diálogo", según ha señalado Susana Díaz, quien ha querido dejar claro que ella no va a descalificar a nadie durante la campaña electoral.

Respecto al hecho de que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, haya dicho que el PSOE de Pedro Sánchez no es el PSOE-A, ha indicado que es evidente que ella "no le gusta" a Iglesias: "No le gusto yo y no le gusta la izquierda útil".

Ha querido dejar claro que ha tenido un respeto total y el compromiso de Pedro Sánchez en todo el proceso de la convocatoria de elecciones autonómicas. Ha indicado que fue la primera persona a la que llamó cuando tomó la decisión de convocar los comicios y que desde el primer minuto la apoyó y la está ayudando porque tiene "un compromiso y una sensibilidad con Andalucía que no tuvo Mariano Rajoy".

Tras indicar que en su momento pudo "discrepar en algunas cosas" con Pedro Sánchez, en referencia al pasado proceso interno en el PSOE, la presidenta ha señalado que tiene que ser justa a la hora de reconocer el esfuerzo que está haciendo Pedro Sánchez con Andalucía, a pesar de que la política "canalla" que está instalada en España se lo pone difícil.