Rotulan este jueves en Sevilla la calle dedicada al arzobispo emérito Juan José Asenjo junto al Seminario Diocesano

Archivo - El arzobispo emérito, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, en una foto de archivo.
Archivo - El arzobispo emérito, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, en una foto de archivo. - Eduardo Briones - Europa Press - Archivo
Publicado: miércoles, 20 marzo 2024 13:50

SEVILLA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo emérito de Sevilla monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, tendrá desde este jueves rotulada una calle en la ciudad dedicada en su nombre; en concreto, parte de la calle Tarfia, junto al Seminario Diocesano. El acto oficial está previsto para las 17,30 horas y contará con la presencia del arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz Meneses, entre otras autoridades civiles y religiosas, tal como ha informado la Archidiócesis en una nota de prensa.

El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobó el pasado 16 de noviembre una propuesta del equipo de gobierno al respecto. Su ubicación, según se esgrimía entonces, fue el reconocimiento a su labor en el citado seminario, donde fue un "gran impulsor" durante los años en que ocupó la sede de Sevilla.

Durante más de una década en la Archidiócesis fue "defensor férreo" del patrimonio, la cultura, las obras sociales y la religiosidad en la ciudad, aseguraba el Gobierno local. En este sentido, Sanz reconocía públicamente el papel que monseñor Asenjo había desempeñado en la sociedad sevillana. La iniciativa contó con los votos favorables del PP, PSOE y Vox, mientras que el grupo municipal Con Podemos-IU votó en contra.

Juan José Asenjo Pelegrina llegó a la ciudad como obispo coadjutor de la Archidiócesis en 2009. Como arzobispo de Sevilla, cargo que ocupó hasta 2021, su pontificado destacó por la "modernización impulsada al funcionamiento de la Archidiócesis" y especialmente su preocupación por el patrimonio y por la formación con el Seminario Metropolitano y la Facultad de Teología San Isidoro de Sevilla", afirmaba Sanz.

En el ámbito patrimonial, monseñor Asenjo impulsó el taller de restauración de la Archidiócesis y recuperó edificios sevillanos como la Iglesia de Santa Catalina, tras cuya restauración se abrió de nuevo al culto.