Santander.- El Parque de Mataleñas acoge el tercer itinerario medioambiental

Publicado 04/04/2015 9:49:47CET

SANTANDER, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Santander invita a vecinos y turistas a participar este sábado, 4 de abril, en un itinerario ambiental en el Parque de Mataleñas, que dará comienzo a las 11.00 horas y cuyo punto de encuentro será la casa de los guardeses.

Se trata del tercero de los seis itinerarios ambientales guiados de carácter gratuito a diferentes parques del municipio que forman parte del proyecto 'Nuestros parques en primavera: descúbrelos'.

A través de un recorrido que tendrá una duración de una hora y media, los visitantes podrán conocer las principales características de este parque, de 195.000 metros cuadrados.

La finca de Mataleñas fue propiedad de Ángel Pérez de Eizaguirre y de su mujer Emilia Sanjurjo y abarcaba la zona de palmeras y la pérgola, hasta el muro que limita al norte con la zona del bosque y del estanque.

Con el fin de mejorar su distribución y belleza, se encargó un proyecto a Jean Forestier, gran maestro de la arquitectura de jardines, quien proyectó el paseo de palmeras y la pérgola entre 1918 y 1919.

Posteriormente, en 1930, la zona norte-estanque, bosque y pradera fue diseñada por de Javier de Whinthuysen, paisajista, arquitecto de jardines, filósofo y pintor, considerado el más importante paisajista español de la primera mitad del siglo XX.

En 1983, el Ayuntamiento de Santander compró el parque a las hijas de Pérez de Eizaguirre, estando por aquella época los jardines prácticamente abandonados, mientras que en la zona norte, la correspondiente a la zona de pradera, se instaló el campo de golf.

RIQUEZA GEOLÓGICA

Desde el punto de vista geológico, el parque de Mataleñas es una antigua rasa marina emergida hace 120-130 millones de años, formada por rocas sedimentarias calizas, expuestas a la acción erosiva del mar, de las aguas continentales, del viento y de las variaciones climáticas, factores que han ido modelando y dando origen a la morfología actual.

En el entorno del parque se pueden observar diferentes procesos geológicos, como una falla local, en la zona sureste, producida por la rotura de las rocas del interior de la corteza terrestre, que junto a la erosión y el proceso de sedimentación originaron la playa de Molinucos, mientras que en dirección a Cabo Menor, se forma una plataforma de abrasión al pie del acantilado por la erosión del oleaje, observable en bajamar, donde habitan numerosos organismos.

En la ladera norte de Cabo Menor tiene lugar un proceso kárstico, apreciable en un lapiaz con diaclasas, que cortan el plano de estrato calizo en dirección casi vertical, provocando que el agua se filtre y forme una red interior de aguas subterráneas.

VEGETACIÓN Y AVIFAUNA

El parque se encuentra en una zona costera donde era habitual encontrar hace siglos un bosque compuesto por especies mediterráneas y eurosiberianas adaptadas al suelo calizo, como la encina, laurel o madroño, una vegetación que fue sustituida por aprovechamientos agrarios y ganaderos, según relató la edil.

Actualmente, en el parque se pueden encontrar más de 68 especies que suman alrededor de 1.500 ejemplares y la finca posee una gran variedad de especies ornamentales entre las que destacan 26 palmeras, plátano, pinos de Monterrey, tamariscos y tejo, siendo también notable también el paseo ajardinado de la pérgola con sus bellos rosales.

En la zona más boscosa, se encuentran eucaliptos, altos chopos, fresnos, encinas, madroños, sauces, avellanos, majuelos y los laureles, al lado del estanque, que sirven de dormidero a gran número de aves residentes.

Durante el itinerario, los participantes podrán observar numerosas aves como bisbitas, alondras, lavanderas blancas, petirrojos, mosquiteros, mirlos, carboneros, herrerillos, colirrojo tizón, así como el halcón peregrino, que nidifica en las inmediaciones.