Actualizado 28/06/2010 19:07 CET

CHC y Saltos del Nansa firman un acuerdo para la adecuación ambiental y desarrollo sostenible de la cuenca

Se construirán escalas de peces en Palombera, Celis y Vendul, y se hará un estudio de viabilidad de las de La Lastra y La Cohilla

SANTANDER, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) y la eléctrica Saltos del Nansa han firmado hoy un convenio por el que se establecen las actuaciones de adecuación ambiental y desarrollo sostenible a ejecutar en la cuenca del río Nansa, un entorno catalogado como Lugar de Interés Comunitario (LIC) por sus extraordinarios valores ambientales.

Los compromisos recogidos posibilitan la implantación de caudales ambientales en el cauce, lo que supone un paso muy importante para la recuperación de un río como el Nansa, explotado en materia de aprovechamientos hidroeléctricos, informó la CHC.

Los objetivos del convenio son la mejora del ecosistema del Nansa, potenciando su papel de corredor biológico y facilitando el desarrollo y permanencia de especies piscícolas, así como la migración de las mismas en sus distintos ciclos vitales; el conocimiento del régimen fluvial, detección de avenidas y transmisión de información de los organismos competentes para facilitar la gestión de las mismas; y compatibilización de los usos hidroeléctricos del río con el cumplimiento de los objetivos ambientales que establece la normativa europea al respecto.

Para ello, se establecerán caudales ecológicos. Aguas debajo de cada una de las presas de Saltos del Nansa, ésta se compromete a dejar fluir los caudales ecológicos del Plan Hidrológico, que se concretan en 324 litros por segundo de agua en la presa de La Cohilla; 378 l/s en el contraembalse de La Lastra; 494 l/s en el azud de Celis; 186 l/s en el azud del río Vendul; y 1.067 l/s en la presa de Palombera.

La implantación de los caudales ecológicos en el Nansa será una realidad antes de que finalice el mes de agosto, salvo en el caso del río Vendul, en el que, por requerir obras que posibiliten su liberación, se diferirá hasta la construcción del dispositivo de paso de peces.

En este sentido, el acuerdo también contempla la construcción y mantenimiento de escalas de peces en la presa de Palombera, azud de Celis y azud del río Vendul. Además, se realizará un estudio de viabilidad e impacto de estos sistemas en el caso del contraembalse de La Lastra y la presa de La Cohílla.

En cuanto a la tramitación de proyecto y construcción de las escalas de peces, se prevé que las obras puedan dar comienzo en el verano de 2012.

Igualmente, el convenio recoge el proyecto y construcción de un sistema de aforos en Puente Pumar, cuyas obras se iniciarán a mediados de 2012; instalación de infraestructura para medir los caudales ambientales; e implantación de sistemas que permitan la transmisión periódica y automatizada de los caudales turbinados en las centrales hidroeléctricas de Peña de Bejo, Rozadío, Celis y Herrerías. En seis meses, se establecerá un sistema de transmisión de datos en los cuatro saltos de que consta la explotación hidroeléctrica.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico, ante la "buena disposición" de Acciona (nueva gestora de Saltos del Nansa) para actuar de acuerdo al respeto de los recursos y la normativa ambiental, facilitará la tramitación de todas las actuaciones recogidas en el convenio.