Publicado 18/01/2022 13:38

Maksim Ósipov retrata la Rusia actual en el libro de relatos 'Piedra, papel, tijera'

El escritor Maksim Ósipov, en la presentación del libro de relatos 'Piedra, papel, tijera'
El escritor Maksim Ósipov, en la presentación del libro de relatos 'Piedra, papel, tijera' - EUROPA PRESS

"El cuento es más parecido a un poema que a una novela", asegura el escritor

BARCELONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El escritor y cardiólogo ruso Maxim Ósipov retrata la Rusia del siglo XXI en 'Piedra, papel, tijera', publicado por Libros de Asteroide en castellano y Club Editor en catalán, un libro conformado por doce relatos.

El escritor ha asegurado que le interesa sobre todo el cuento, que cree que se distingue de la novela, no por su longitud, sino por sus condiciones: "En realidad es más parecido a un poema que a una novela", ha dicho en una entrevista de Europa Press.

También lo compara con una sonata, y opina que, como estas dos formas artísticas, el cuento invita a ser releído; requiere mucha más atención, y en él cada detalle es importante.

Para idear sus historias, explica que para él es importante conocer el material del que habla, y todavía más importante conocerlo a medias, cuando "todavía se tiene la posibilidad de sorprenderse".

Es por esto por lo que en sus cuentos --este libro se ha traducido a doce idiomas-- aparecen a menudo sus intereses, como la medicina, el teatro, la política, la música o el ajedrez.

Con una mirada que describe como triste pero con cierta esperanza, escribe partiendo de la trama para dejar aparecer luego al personaje, que es lo que considera más valioso: "Es lo que queda. En 'Guerra y paz', por ejemplo, hay 80 personajes, y yo tengo con casi todos una relación especial".

PIEDRA, PAPEL, TIJERA

El cuento que da título al libro sigue la historia de una musulmana, un intelectual y una funcionaria del Estado, representados, respectivamente, por la piedra, el papel y la tijera, lo que a su vez supone una metáfora de los tres posibles caminos que a juicio del escritor puede tomar su país.

De la Rusia actual, le preocupa la pérdida de interés que hay por la verdad, un fenómeno que, aunque cree que puede ser global, considera que en Rusia afecta especialmente porque es un país de provincias y, como tal, "repite de forma grotesca lo que sucede en la ciudad".

En sus cuentos, la historia y el pasado del país tienen mucho peso, puesto que sostiene que uno "no se lo puede sacar de encima" en Rusia, donde personajes como Iván el Terrible o Iósif Stalin forman parte de la realidad del presente más que de la historia.

En este sentido, ha criticado que el Gobierno ruso haya creado la idea de que en la historia del país todo ha sido "excepcional y maravilloso", y que si ha sucedido algo malo ha sido porque se ha intentado cambiar, lo que ahora pretenden evitar a toda costa.

Ha lamenta la, a su juicio, censura que hay en su país, algo ya muy común en la televisión, y que asegura que, si de momento no afecta a la literatura y las bellas artes, es por el poco tiraje que tienen.

Con todo, dice que le interesa la sensación que tiene de comprensión en Rusia, y en particular en las provincias, que es donde él reside: "En este sentido, para mí es importante vivir y seguir viviendo allí".