Publicado 20/09/2021 11:42

El vulcanismo extremo no causó la extinción masiva a finales del Cretácico según un estudio

Acantilados de Zumaia (Guipúzcoa)
Acantilados de Zumaia (Guipúzcoa) - UB

Reafirman la teoría de un "gigantesco impacto meteorítico"

BARCELONA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universitat de Barcelona (UB) y la Universidad de Zaragoza han descartado que el vulcanismo extremo del Decán --uno de los mayores episodios volcánicos en la Tierra-- causara la extinción masiva de especies a finales del Cretácico a través del análisis de los acantilados de Zumaia (Guipúzcoa).

En un comunicado este lunes, también han rechazado la hipótesis de la influencia de los máximos en la excentricidad de la órbita de la Tierra alrededor del Sol en dicha extinción.

Así, en un estudio publicado en la revista 'Geology', han reafirmado la teoría de un "gigantesco impacto meteorítico como la causa de la gran crisis biológica que hace 66 millones de años acabó con la estirpe de los dinosaurios y otros organismos marinos y terrestres".

El escenario de estudio ha sido el 'flysch' de Zumaia, que contiene una "sucesión excepcional de estratos que revela la historia geológica de la Tierra en el período 115-50 millones de años".

El equipo ha analizado sedimentos y rocas ricas en microfósiles que se depositaron entre hace 66,4 y 65,4 millones de años, un intervalo que incluye una de las cinco grandes extinciones en masa del planeta.

Se han estudiado los cambios climáticos justo antes y después de la extinción masiva y por primera vez se ha analizado si coincide en la escala temporal con sus posibles causas, el vulcanismo masivo y las variaciones orbitales de la Tierra.

La investigadora de la UB Sietske Batenburg ha explicado que los afloramientos de Zumaia tienen dos tipos de sedimentos alternados entre sí "formando ritmos", algo que los expertos pueden relacionar con las variaciones cíclicas que sufre la orientación e inclinación de la Tierra alrededor de su propio eje en su movimiento de rotación, así como su movimiento de traslación alrededor del Sol.

A su vez, el profesor de la Universidad de Zaragoza Vicente Gilabert ha celebrado que se haya podido "establecer la datación más precisa de los eventos climáticos que acontecieron en torno a la época en la que vivieron los últimos dinosaurios".

Más información