Teté Delgado: "Estoy mucho mejor de los problemas de ansiedad que he tenido"

Actualizado 09/07/2015 0:08:01 CET

MADRID, 12 Jul. (CHANCE) -

Tras verse obligada a apartarse del escenario por culpa de la ansiedad, Tete Delgado deja atrás uno de sus peores años. La actriz ha cambiado su ritmo de vida buscando la felicidad y la ha encontrado, ahora quiere recuperar también su figura. Dispuesta a perder treinta kilos, se ha puesto en manos de la hipnosis de la mano de Hipnobanda, técnica a la que también han recurrido Caritina Goyanes y Rafi Camino.

Su físico ha sido siempre una de sus bazas en los papeles que ha interpretado. Una de sus últimas apariciones fue en teatro con "Galicia Caníbal" época en la que sufrió una crisis de ansiedad con la que tuvo que replantearse el ritmo de vida. Ahora la actriz, recuperándose poco a poco gracias a su familia y a su pareja Anxo, un actor gallego que conoció trabajando hace tres años y con el que vive en La Coruña.

-¿Echas de menos la época en la que tenías mucho más trabajo?

-Por un lado sí. Mi carácter es el de estar sin parar. Siempre he ido de un lado para otro, conociendo gente. Siempre pienso en una metáfora que es que cuando llegas a un sitio yo siempre deshago la maleta, es un actitud que propicia que me pasen cosas y así siempre vuelvo con la maleta cargada de experiencias. El cuerpo me puso un freno, tuve que ir a urgencias y estar ocho días sin trabajar. Eso fue hace dos años. Ahora estoy muchísimo mejor, estupenda y fantástica. El cuerpo se para, te encierras en casa y no te mueves.

-¿Qué tal te va con la nueva técnica para adelgazar de la Hipnobanda?

-La hipnobanda no es una dieta, cuando llegué al centro me dijeron que podía comer de todo cuando quisiera y no me lo creía. Lo que estoy haciendo es recuperar los buenos hábitos. Estoy aprendiendo a comer cuando tengo realmente hambre. Simplemente entras en trance, en una relajación profunda y tu subconsciente va asumiendo todo lo que te van diciendo. Todas las noches escuchas una grabación y poco a poco vas asimilando que tu estómago se ha convertido en una pelota de golf. No solo comía por gula, también porque disfrutaba muchísimo con la comida y al final he terminado con un estómago inmenso. Siempre he sido gorda, he hecho varias dietas por salud y en los últimos años me preocupaba mucho tener problemas de trombos. Además he pasado el invierno en el sofá, en Galicia viendo llover y con muy poquito trabajo, así que el cuerpo se ensancha.

-¿Cuántos kilos has perdido?

-Empecé con la hipnobanda hace un mes y medio y ya he adelgazado unos siete kilos. Me he desinflado y como dice mi hermano, ahora se me abraza mucho mejor. Como cuando tengo hambre. Hay que olvidarse del "un día es un día", sino tienes hambre es mejor no comer. Además en los últimos meses he tenido problemas de ansiedad, ahora estoy mucho mejor, he dejado de comer por ansiedad. Si España fuera mucho mejor yo tendría menos ansiedad y además como me gusta vivirlo todo muy intensamente llegó un momento que mi cuerpo no pudo más. Además el trabajo ahora es muy escaso, aunque se que son épocas.

-¿Cómo fue la experiencia de la hipnosis?

-Me lo hicieron en un programa de televisión hace años. Me probó y dijo que yo no era de las que entraban fácilmente en la hipnosis. Ahí no tenía ni treinta años y ahora acabo de cumplir cuarenta y nueve años. Ahora estoy contenta, tranquila y feliz.

-Siempre has dicho que no tenías complejo de nada....

-No me siento culpable al comer. Todavía paso de los cien kilos y mido uno setenta. He sido gorda toda mi vida y nunca he tenido complejo pero ahora soy consciente de que el peso te puede traer problemas de salud. Además de estar perdiendo peso me miro al espejo y me veo más mona. Pienso perder hasta treinta kilos.

-Y para después del verano sacáis nuevo disco ¿qué vamos a escuchar?

-Es el primer disco que sacamos, llevamos más de dos años para grabarle. El disco está ya listo y saldrá en octubre. "Teté y los ciclones" La gran madre blanca, es una mezcla de rockabilly, swing y blues. Ha quedado maravilloso, muy potente, tengo muchos cambios de registro, hay desde baladas a canciones muy cañeras. Estaremos de gira, como venimos haciendo desde hace cuatro años, en octubre haremos la de presentación. No esperamos ser superventas, lo que queremos es actuar haciendo bolos. Me sorprende que haya gente que crea que canto de manera puntual. A ver si con el disco en la mano, cuando salgan las críticas ven que canto de verdad. Es lo que más me gusta hacer. Nací para comunicar, me gusta contar historias en el teatro, en televisión o cantando.

-También eres Oficianta de bodas ¿cómo surgió esta vocación?

-Llevo casi un año siendo oficianta de bodas, ahora hay que hacer lo que salga, me lo propuso un florista en La Coruña y acepté. Mi socio Ricardo del Toro se encarga de ponerlo todo precioso y yo oficio la ceremonia. Hago un pequeño monólogo sobre ellos, sobre lo que me han contado e intento relajar a la gente, sobre todo a la gente mayor que me ven como un cura. Al final siempre hay buen ambiente.

-Tú todavía no has dado el paso de casarte ¿por qué?

-De momento es pronto. En el amor y en la pareja creo en lo que no creo es en que un papel te una más, me casaré cuando Anxo y yo estemos seguros, pero aún es pronto. Vivimos juntos y somos muy felices. En cuanto a lo del compromiso vamos despacio los dos, llevamos un par de años, es la primera vez que lo puedo decir. Anxo es gallego también y actor, pero tiene la suerte de que es funcionario.

-¿Cómo os conocisteis?

-Trabajando juntos en una serie de la televisión de Galicia que se llamaba "Escoba". Fue en un capítulo sobre el carnaval, yo iba vestida de vaquera y él de Guardia civil. Cuando le vi supe que era mi hombre. Todo el plató se enteró menos él, hasta que se lo dije. Vamos muy despacito y con buena letra.

-¿Es fácil trabajar con tu pareja?

-Sí es facilísimo, a no ser que le tengas que odiar (risas). La serie ya terminó y desde entonces no hemos vuelto a trabajar juntos. Cuando actúas traspasas unas barreras que no sospecharías jamás y los efectos del rock and roll son todavía más grandes. Pasé de tener uno de los disgustos más grandes de mi vida, que pensaba que no iba a poder subirme a un escenario jamás y fue subirme y tiré para delante.

-Te estás acercando a los cincuenta ¿cómo afrontas la edad?

-Voy a montar una fiesta cuando llegue a los cincuenta. Cuando mi cerebro me pida cosas que mi cuerpo no pueda hacer me pondré a hacer deporte como una loca. De momento no me da miedo la edad. Tengo muchísima vida dentro, parezco una niña pequeña. Mi carácter, mi alegría y la vida que tengo dentro sigue siendo igual que cuando tenía diecisiete años. Sigo teniendo ganas de hacer muchas cosas, siento que me falta por vivir muchísimo. Quiero tener una vejez buena y por eso he empezado a bajar de peso. No soy mayor, todavía soy una chiquilla.