Ainia idea una bandeja de cartón para alimentos frescos que reduce un 90% el uso de plástico

Publicado 29/05/2019 16:28:42CET
AINIA

VALÈNCIA, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El centro tecnológico Ainia ha ideado una bandeja para alimentos frescos hecha en un 90% por cartón y 100% reciclable, recubierta con una fina capa de film y puede utilizarse para el envasado y conservación de carnes frescas, pescados, frutas y hortalizas, pizzas, yogures o embutidos.

Este 'ecoenvase' forma parte de su línea de innovación en ecodiseño y su composición por capas introduce ventajas desde el punto de vista logístico, ya que posibilita que sea completamente plegable, facilitando y reduciendo los costes derivados del transporte y el almacenaje.

Tampoco requiere costes adicionales de envasado, ya que pueden utilizarse las máquinas termoselladoras convencionales de las propias industrias alimentarias. El borde de sellado es completamente plano y uniforme, lo que posibilita el envasado en MAP, vacío o skin, y también la producción masiva.

Aúna, por tanto, principios de mejora técnica, económica y medioambiental, lo que la convierte en una solución sostenible, según ha informado el centro tecnológico, que calcula que por cada millón de bandejas de plástico convencional utilizadas en carnes frescas el ahorro de material plástico obtenido con esta bandeja de cartón de Ainia sería de 20 toneladas.

Esta es una de las soluciones de envasado sostenible para alimentos que ha presentado en MeetingPack 2019, donde también ha mostrado soluciones 4.0 para las plantas de reciclaje y avances en biomateriales.

Otra de las líneas en las que está trabajando Ainia para avanzar desde un modelo lineal a otro alternativo más sostenible basado en principios de la economía circular y el desarrollo de la Bioeconomía es la apuesta por los modelos de biorrefinería a partir de residuos orgánicos.

En este ámbito participa en el proyecto 'Urbiofin', un macroproyecto europeo demostrativo a gran escala que prevé transformar 10 toneladas/día de la fracción orgánica de residuos sólidos urbanos (FORSU) en bioproductos de valor como los poliHidroxiAlcanoatos o PHAs (bioplásticos), bioetileno, un gas que se emplea en las cámaras de muchas cooperativas para facilitar la maduración de fruta, o biofertilizantes líquidos de microalgas que promueven el crecimiento y la salud de las plantas, entre otros.

La tercera línea de trabajo del instituto se orienta hacia los recicladores, pieza fundamental en para conseguir el triple objetivo de 'reducir, reutilizar y reciclar': Ainia lleva varios años trabajando con plantas de reciclaje aplicando sensórica avanzada a sus procesos de clasificación de plásticos usados.

Mediante tecnología de visión espectral basada en infrarrojos consiguen definir patrones y clasificar de forma automática y en continuo diferentes tipos de plásticos usados. De esta forma, aumenta la eficiencia y productividad de las plantas de reciclaje actuales, así como la rigurosidad de sus clasificaciones, lo que permite aumentar la capacidad de las plantas actuales y mejorar la calidad de los plásticos reutilizados, ha explicado el responsable de este proyecto, Lorenzo Cervera.

La principal ventaja de esta tecnología es que, combinada con robots para la manipulación y separación, es posible realizar una separación de diferentes tipos de plásticos (PET, PEAD y BRICK) en una única pasada.

"Además de dar soporte a la demanda de la industria alimentaria de alternativas al plástico, en AINIA también estamos trabajando con los principales fabricantes de materiales plásticos para adecuar su oferta a las necesidades sociales y de sostenibilidad", ha señalado el jefe del departamento de tecnologías del envase de Ainia, Carlos Enguix.

Contador