Publicado 09/09/2021 19:06CET

Edurne Pasaban y la periodista María de Quesada dialogan para prevenir sobre el suicidio: "No pasa nada por pedir ayuda"

Archivo - Proyecto 'La niña amarilla'
Archivo - Proyecto 'La niña amarilla' - AGUA Y SAL COMUNICACIÓN - Archivo

El libro 'La niña amarilla' aporta herramientas para combatirlo con 23 historias "desde el amor"

VALÈNCIA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

La periodista valenciana y profesora de yoga, María de Quesada, y la alpinista Edurne Pasaban han mantenido este jueves un diálogo sobre el suicidio, con motivo de la presentación del libro 'La niña amarilla', en el marco del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, con el objetivo de "dar visibilidad" a una realidad que le puede pasar a todo el mundo y reivindicar que "no pasa nada por pedir ayuda".

"Escalar montañas es una cosa, y escalar las montañas de la vida, otra", ha dicho la periodista en alusión al deporte que practica Pasaban, que ha escrito el prólogo de la obra en la que cuenta su propia experiencia en este tema, y que ha coincidido en esa idea: "Al final la vida es una montaña".

Quesada y Pasaban han mantenido una conversación en directo en redes sociales con motivo de la publicación de la obra en la víspera del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, sobre el libro 'La niña amarilla', en el que la periodista aspira a ayudar en la prevención con 23 historias diferentes de personas con conductas suicidas "contadas desde el amor".

"Este libro no da ideas para el suicidio, sino que, por el contrario, pretende aportar herramientas para combatirlo y, sobre todo, ayudar a las personas con pensamientos suicidas a pedir ayuda", ha subrayado la escritora.

Pasaban, que relata en el prólogo sus intentos de suicidio, así como su proceso de "superación profesional y personal", se ha mostrado convencida de que la lectura del libro "puede ayudar a alguien". "Solo con ayudar a una persona, yo ya me iré tranquila de este mundo", ha reconocido, al tiempo que ha agregado que "si esa persona ayuda a otra y así sucesivamente, habremos salvado muchas vidas".

En este sentido, Quesada ha señalado que en España se producen más de 3.600 muertes por suicidio cada año, lo que equivale a alrededor de diez suicidios al día. "Ante estas cifras, tenemos que hablar de suicidio para prevenirlo, porque si no hablamos de ello, no podremos encontrar soluciones", ha expresado.

"Hay que inundar internet de información sobre prevención del suicidio", ha indicado la periodista y ha alertado de que "debemos estar muy pendientes de los jóvenes", porque en la actualidad el suicidio es la primera causa de muerte no natural en personas de 15 a 29 años. "Hay que escucharlos y acompañarlos mucho", ha recalcado.

"SIGUE SIENDO UN TABÚ"

Por otra parte, la alpinista ha lamentado que el suicidio "sigue siendo un tabú": "Le cuentas a las personas que tienes enfrente que te has intentado quitar la vida tres veces y se asustan. Se asustan más que tú".

"He sentido miedo de hablar de los momentos que he querido suicidarme incluso con mi familia, por no preocuparlos", ha reconocido Pasaban, al tiempo que la periodista ha agregado que "la sociedad todavía no está preparada para aceptar el suicidio".

Quesada, que intentó suicidarse a los 15 años y 25 años después "hizo click cuando otra persona compartió su experiencia desde la naturalidad", ha apuntado que "da mucha paz contar que has intentado quitarte la vida". "He arrastrado culpa y vergüenza y no me ha ayudado ocultarlo", ha lamentado y ha asegurado que "compartirlo" le ha ayudado a "liberarse internamente y saber que no hay que avergonzarse de las historias que forman parte de una misma".

En esta línea, Pasaban ha puntualizado que "no todo el mundo está preparado para hablar sobre el suicidio y esto es totalmente respetable". "No por ello no son valientes, sino que piensan que la sociedad les va a cerrar puertas al compartir su intento de suicidio", ha defendido y ha añadido que "casa persona hablará de ello cuando esté preparada".

"CON NATURALIDAD Y RAPIDEZ"

La deportista ha afirmado que "se necesita que el suicidio se trate con naturalidad y rapidez desde la sanidad pública". "No puede ser que vayas al médico y te den cita en un año", ha denunciado.

Por su parte, Quesada ha completado que se requieren "herramientas de prevención del suicidio desde las administraciones: educación, fuerzas de seguridad, medios de comunicación, sanidad pública, etcétera". "Hay que reciclarse, formarse y reaprender a comunicar el suicidio de manera responsable", ha planteado con respecto a su rol de periodista.

Asimismo, Pasaban ha destacado la importancia de "ofrecer formación a padres y profesores para detectar el sufrimiento de las personas", porque, ha explicado, "las personas que intentan suicidarse no se quieren morir, sino que desean quitarse el dolor que tienen dentro". Al respecto, la escritora ha agregado que "cualquier persona puede convertirse en agente de prevención".

"Necesitamos hablar sobre el suicidio, aceptar y asumir que somos seres vulnerables y nos pasan cosas que nos afectan en la vida", ha manifestado Quesada.

Finalmente, la alpinista ha resaltado la retirada de la gimnasta Simone Biles de los Juegos Olímpicos de Tokio: "Si hubiera tenido una lesión en la rodilla, nadie la habría juzgado", ha aseverado, al tiempo que ha subrayado que "tenemos que entender que la cabeza es parte de nuestro cuerpo y, si esta tiene un problema, es una lesión más".

En España, existen dos líneas de teléfono dedicadas a la prevención del suicidio: Teléfono de la Esperanza (717 003 717) y el Teléfono Contra el Suicidio (911 385 385).

Contador