Trabajan en un "DNI del calzado" único para que el consumidor sepa si es sostenible y sin explotación laboral

Los investigadores de Inescop Adrián Amat (izquierda) y Borja Mateu (derecha), que forman parte del proyecto PASS4SHOES
Los investigadores de Inescop Adrián Amat (izquierda) y Borja Mateu (derecha), que forman parte del proyecto PASS4SHOES - INESCOP
Publicado: domingo, 17 septiembre 2023 11:12

Inescop se anticipa al pasaporte digital europeo con un proyecto "más ambicioso": "Va a permitir crear una industria más fuerte"

VALÈNCIA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El centro tecnológico del calzado Inescop trabaja en la elaboración de un protocolo estandarizado a modo de "DNI del calzado" para que el consumidor, antes de comprarlo, pueda saber si el producto que le interesa es verdaderamente sostenible en toda su cadena de producción y si está fabricado en buenas condiciones laborales.

En un contexto en el que la población cada vez está más concienciada sobre el cuidado del medio ambiente, el objetivo del proyecto 'PASS4SHOES', financiado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) y los fondos Feder, es "empoderar al consumidor" y "darle a él la decisión" informada sobre qué calzado elegir, "porque muchas veces, cuando vamos a comprar, estamos acostumbrados a ver que un producto es sostenible, sin tener nada detrás con lo que se pueda constatar", han explicado a Europa Press los investigadores del proyecto Borja Mateu y Adrián Amat.

Frente a ello, desde Inescop proponen un protocolo estandarizado que asegure su trazabilidad, que abarcará "desde cómo se saca el petróleo para hacer el polímero, el plástico que luego va a ser la suela", hasta "dónde se va a reciclar" y cuántos de sus componentes pueden integrarse en la economía circular.

La idea es que el calzado cuente con un código QR o chip y que el comprador pueda leer, por ejemplo en su móvil, la información sobre el producto, "dónde se ha fabricado, si tiene contenido reciclado, cuál es su huella de carbono" o si es reciclable, porque muchas veces decimos que un zapato es reciclable o que una botella es reciclable, pero hay que de verdad asegurar eso de una forma común".

EL PASAPORTE DIGITAL DE PRODUCTO DE LA UE

El protocolo facilitará la transición hacia el Pasaporte Digital de Producto en el que trabaja la Comisión Europea y se anticipa a la normativa, orientada al consumidor, sentando unas bases estándar. El objetivo de la UE es aplicar esta herramienta en 2030. "Supone un cambio radical de la forma en la que tenemos que asegurar la trazabilidad y la logística de todos los materiales", ha señalado.

Además, según Explica Mateu, el proyecto valenciano es "más ambicioso" --"creemos que se le puede sacar mucho más partido", ha comentado--, porque incluso plantea que, cuando el producto llegue a la planta de reciclaje, allí puedan conocer su composición, qué sustancias químicas presenta y qué se puede reciclar. También pueden incluir parámetros sobre la durabilidad del producto.

"Creemos que este proyecto puede favorecer a la industria valenciana y europea y cumplir con los objetivos de reciclaje del producto", han comentado los investigadores.

SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL Y SOCIAL

"Cuando hablamos de sostenibilidad, la entendemos como económica, ambiental y social", ha comentado el investigador, antes de apuntar a que la primera es la única que se cumple en todos los productos en mercado. "Frente a esto, nos estamos olvidado de la sostenibilidad social, tenemos que ver que todas las condiciones de los trabajadores implicados en la cadena de valor sean justas, sus sueldos y contratos. Todo esto va a venir reflejado en el pasaporte digital", ha indicado.

Los investigadores de Inescop trabajan en establecer unas métricas con las que evaluar de forma independiente y transparente las prácticas de las empresas.

En cuanto a los aspectos ambientales, los principales indicadores que incluirá el protocolo en el que trabaja Inescop son la huella de carbono en toda la cadena de valor, "desde que se ha extraído la materia prima"; el porcentaje de material reciclado en sus componentes y la "reciclabilidad" posterior del producto, entre otras.

Por el contrario, entre los principales indicadores que deben hacer saltar las alarmas del consumidor sobre cómo se ha fabricado un calzado, los investigadores han destacado la presencia de determinadas sustancias químicas "sin un certificado, un análisis y un ensayo" que garanticen que ese producto es seguro para las personas y el medio ambiente.

"La cadena de valor del calzado contiene mucha industria, cada una especializada, quien fabrica las hebillas, los cordones, el cuero, el textil... Todo ello concluye en una empresa final que pone el producto en el mercado, y será la encargada de cumplir con el pasaporte digital, pero es fundamental contar con todos esos actores", ha detallado Mateu.

COLABORACIÓN CON EL TEJIDO EMPRESARIAL

Por ello, los responsables de PASS4SHOES colaboran de forma directa con cinco empresas y están manteniendo reuniones de trabajo con diferentes compañías del sector, tanto marcas de calzado, como fabricantes de componentes, formuladores químicos y gestores de residuos, así como asociaciones del calzado y empresas tecnológicas, hasta 20 empresas de forma indirecta.

En estos grupos, tratan de "unificar los criterios que se proponen en el proyecto, ponerlos en tierra para que sean una realidad y que el día de mañana, para el Pasaporte Digital europeo, haya unas bases y un estándar".

"Tú sabes a día de hoy qué empresas son responsables a nivel social porque ellas mismas lo dicen, pero las que no lo dicen es porque no lo son. Pues todo eso se podrá saber con el pasaporte digital. De hecho, va a servir una forma de competir todos en una forma más justa", ha comentado el investigador.

La iniciativa será una ventaja competitiva si las empresas cumplen altos estándares de sostenibilidad. "Todo puede ser una ventaja o un inconveniente", ha reconocido Mateu, que destaca la oportunidad de "posicionarse frente a otras marcas siendo más transparentes", ya que "a todos nos gusta ver que lo que compramos cumple unos mínimos, es seguro para las personas y para el planeta".

Además, desde Inescop destacan que poner a disposición la información "va a permitir que creemos una industria más fuerte, más resiliente, porque se va a favorecer mucho volver a fabricar de forma local, ya que las condiciones de trabajo son mejores y la sostenibilidad mejora respecto a traer la fabricación de fuera".

Los responsables del proyecto valenciano acudirán al certamen de Futurmoda, que se celebra los días 18 y 19 de octubre en IFA Alicante, dando una charla sobre el pasaporte digital, con la intención de implicar al "máximo de empresas posibles", bajo la premisa de que "más empresas tengan voz y voto" en este proceso.